Enciso y alrededores, Ruta de los Dinosaurios, Mayo 2014 (Sergi y Yolanda)

Escapada de cinco días, aprovechando el Puente de Mayo, a esta zona de La Rioja. Es un lugar de valor histórico a nivel mundial gracias a sus yacimientos de icnitas (huellas de dinosaurios), cuya visita resulta muy entretenida y muy recomendable para viajar con niños. Para desplazarse por la zona es imprescindible disponer de un vehículo propio.

 

Dónde dormir

Nos alojamos en la Casa Tahona, una encantadora casa rural situada en Enciso. Es el lugar soñado para cualquiera que haga turismo rural: habitaciones amplias e impecables, trato familiar y desayunos caseros exquisitos.

Ricardo, el dueño, nos proporcionó mapas e información muy útil sobre todos los lugares a visitar de los alrededores, tanto yacimientos como pueblos de la zona.

 

Datos prácticos

En Enciso solo hay una pequeña tienda y no hay panaderías.

Para sacar dinero u otros servicios, hay que desplazarse a Arnedo. Allí también hay varios supermercados y una zona peatonal con muchos bares y restaurantes de todo tipo.

En Arnedillo, recomendamos la Cervecería Campus, donde se pueden comer menús y deliciosos platos típicos a buen precio.

 

Puntos de interés

El castillo de Enciso data de los siglos IX y X. Se conserva la torre circular, la atalaya y restos de la muralla. Desde el castillo, se puede seguir subiendo la montaña por un camino bien indicado hacia el Yacimiento Las Losas, a unos 1300 metros. Cuenta con muchos rastros de numerosas huellas de terópodos. En uno de ellos se ve el cambio de dirección del animal. También se puede llegar al yacimiento subiendo por el otro lado desde la carretera.

Yendo por la carretera nacional, pasando Enciso se llega a un puente donde girando a la izquierda se encuentra el Barranco Perdido. Hay un aparcamiento donde se puede dejar el coche. En este parque temático hay un pequeño museo y también se puede realizar el Circuito Multiaventura o el Circuito Paleontológico (este último para niños). Hay un 10% de descuento con el carné joven. El Circuito Multiaventura empieza con tres puentes tibetanos sencillos, seguidos de un rocódromo y una tirolina y otros tres puentes tibetanos más difíciles. También hay un gran tobogán e incluye una partida de tiro con arco. En el museo, hay un audiovisual 3D entretenido pero corto (10 min) y una pequeña exposición con explicaciones, figuras pequeñas de dinosaurios y algunos fósiles y huellas.

Desde el aparcamiento del Barranco Perdido, se puede empezar la ruta a varios yacimientos. Durante toda la ruta aparecen carteles que facilitan la orientación. Tomando el camino que sube, pronto se llega al Yacimiento de la Virgen del Campo, que cuenta con más de 500 huellas. Desde lejos ya se ven las figuras de los dinosaurios, que simulan una escena de caza. Las huellas de la parte izquierda del yacimiento muestran la persecución del carnívoro Allosaurus a un Iguanadon. En la parte derecha del yacimiento, excavada más recientemente, aparecen rastros de cocodrilos y un dinosaurio nadando.

El camino sigue bien señalizado con balizas y se pasa por varios miradores con carteles explicativos de la flora local. Por la senda se llega a un parque recreativo y subiendo a la derecha está el Yacimiento de Senoba, con diez rastros de carnívoros y dos de herbívoros bípedos, que suman un total de 130 huellas. Se cree que por allí pasó una manada de carnívoros y se pueden apreciar algunas de sus huellas muy marcadas. En el mismo yacimiento hay un mirador al pueblo abandonado de Garranzo.

Un poco más allá, el camino gira a la izquierda y hay que cruzar un pequeño prado para llegar al antiguo tejar de Garranzo, escondido en un recodo. En este lugar se fabricaban las tejas y ladrillos del pueblo. Al lado hay una tirolina y después hay que seguir el camino de bajada, que cuenta con algunos toboganes para niños e incluye miradores del paisaje.

Por último se llega al Yacimiento de Valdecedillo, al que también se puede acceder por carretera. Incluye 10 rastros de bípedos, 6 carnívoros y 4 herbívoros, que conforman un total de 168 huellas. Como curiosidad, se puede ver el rastro de una cría de Iguanadón flanqueada por dos rastros de adultos. En el recinto hay reconstrucciones de un gran cuadrúpedo herbívoro, probablemente un Broquiosauro; de un grupo familiar (dos adultos y una cría) de Iguanadones y de un carnívoro bípedo.

En la carretera hay que girar a la izquierda para volver a Enciso. De camino se pasa por la Dehesa Boyal.

Rcorriendo esta carretera en sentido contrario desde Enciso, se puede encontrar el Yacimiento El Villar-Poyales, justo a un lado de la vía, más allá del pueblo El Villar. Una parte del yacimiento, de 84 huellas, está cubierta por uralita y la otra está al descubierto. En "Icnitas 3" hay 4 rastros de carnívoros. Allí se encuentran huellas de uno de los dinosaurios más pequeños de La Rioja, el Theroplantigrada Encisensis. En "Icnitas 4", hay 20 pisadas de un carnívoro bípedo y semiplantígrado, además de unas marcas de un dinosaurio que empezó a nadar.

En la misma carretera, a la entrada del pueblo de Navalsaz hay indicaciones a la derecha hacia el Yacimiento de Navalsaz. Aquí se encuentra una de las huellas más grandes de La Rioja, de 75 cm, perteneciente a un dinosaurio herbívoro cuya pata debía medir 4,2 metros.

A la salida de Navalsaz, hay un desvío a la izquierda al Yacimiento de la Cuesta de Andorra. Hay que tomar la pista hasta un espacio donde aparcar y bajar caminando 5-10 minutos hasta un cartel del yacimiento que se encuentra enfrente y al que se puede bajar. Hay un rastro de 21 pisadas (de las cuales se ven bien 3) de un gran herbívoro bípedo (probablemente un Iguanadon), en una franja de 30 metros.

Volviendo a la carretera, al llegar a una rotonda se puede tomar el desvío al Yacimiento Los Cayos. Se sigue el camino de tierra con el coche unos 2 km y se aparca en el primer cartel del yacimiento, desde donde se puede caminar hasta las icnitas, en un espacio cubierto. En "Los Cayos A" hay muchas huellas de carnívoros bípedos. No encontramos "Los Cayos B" ni "Los Cayos C". Siguiendo por el camino de tierra, se vuelve a la carretera.

En el pueblo de Cornago, hay un bonito castillo, unas rocas con icnitas, y una antigua nevera.

De camino a Igea, a la izquierda de la carretera, sube un camino bien indicado hasta el árbol fósil. Se trata de un tronco fosilizado de una conífera, Dadoxylon riojense, de 10 m de longitud y 40 cm de diámetro en un extremo y 20 cm en el otro. Hay restos de helechos arbóreos fosilizados en el tronco.

Siguiendo la carretera, se entra en el pueblo de Igea. Un muy buen complemento a las visitas de los yacimientos es la visita al Centro de Interpretación Paleontológica. Está en la plaza principal y no conviene madrugar mucho para venir ya que abren a las 11. La entrada, de 3 euros, da acceso a la visita guiada a un pequeño museo y a un audiovisual sobre las huellas de la zona. Otros puntos de interés de Igea son el Palacio del Marqués de Casa Torre, del siglo XVIII y estilo florentino; la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, edificio barroco de los siglos XVII y XVIII donde anidan cigüeñas; el Puente Medieval sobre el río Linares, y la Ruta de los Escudos, en las fachadas de algunas casas.

 

En el pueblo hay un desvío a la izquierda al Yacimiento La Era del Peladillo. Se llega fácilmente siguiendo las indicaciones y se puede dejar el coche en el aparcamiento. Este yacimiento es el primero de Europa y tercero del mundo en número de huellas registradas con un total de 1700 icnitas de saurópodos, ornitópodos y terópodos. Hay recreaciones de un Hypsilophodon, un herbívoro muy rápido; y del Baryonyx, dinosaurio pescador del que solo se han encontrado dos ejemplares en el mundo.

Siguiendo la carretera en dirección a Arnedo y tomando un desvío a la izquierda al área de Turruncún, se puede dejar el coche para acercarse a este pueblo abandonado. Da mucha pena pasear entre casas derruídas por estas calles en las que no hace tanto tiempo hubo toda la vida de un pueblo.

En la carretera de Arnedo a Préjano está el Monasterio de Nuestra Señora de Vico. Este monasterio está todavía en uso, por lo que no se pueden visitar las dependencias. Desde la tienda se puede acceder a las ruinas de una antigua iglesia con pinturas desgastadas. En la parte exterior hay unas escaleras que dan acceso a una ermita del siglo IX. Fue construida por un rey musulmán al que se le apareció la virgen. Está cerrada pero su interior se puede ver desde fuera.

Al llegar a Préjano se encuentran algunas indicaciones para el Yacimiento de Valdemurillo pero lo mejor es preguntar. Hay que seguir la vía verde hasta un aparcamiento. Después se puede ir caminando hasta una pequeña cascada y unas réplicas de huellas. Más adelante hay indicaciones que dicen que el yacimiento está a 5 minutos, pero no hay que cruzar como indica, sino seguir adelante bordeando el río, hasta llegar a un prado. Allí, a mano derecha, se pueden ver abajo los carteles del yacimiento. Es difícil bajar hasta las huellas y todavía peor volver a subir.

En el pueblo de Arnedillo, muy cerca de Enciso, hay unas piscinas de aguas termales al aire libre al lado del río. Es muy agradable relajarse en ellas a cualquier hora del día y su temperatura hace perfecto el baño aunque haga frío fuera. Para llegar en coche, hay que tomar el desvío al balneario que hay a la salida del pueblo. Hay un aparcamiento y por la Senda de las Aguas Termales se baja fácilmente a las piscinas. También se puede recorrer la Vía Verde, que pasa por un oscuro túnel y sigue junto al río.

En la carretera desde Enciso hacia Arnedillo aparece un desvío a la izquierda hacia Munilla y Zarzosa. En la entrada de Munilla, hay un desvío a la derecha que indica los yacimientos. Se puede llegar en coche por una pista de tierra. En el Yacimiento de Peñaportillo contiene huellas de herbívoros y unas curiosas marcas del cuerpo y el arrastre de la cola. Hay una estatua de un Stegosaurus. Justo enfrente se encuentra el Yacimiento La Canal, con el rastro más largo encontrado en La Rioja, consistente en 31 huellas de un iguanodóntico. Hay también dos recreaciones de dinosaurios.

 

 

 

UN MUNDO PARA VIAJARLO

El lugar donde compartir tus viajes