Follow @UMPViajarlo

Flag Counter
Tweets por el @UMPViajarlo.  

UN MUNDO
PARA VIAJARLO
El lugar donde compartir tus viajes   

Catalana    Inglesa
                       
INICIO
¿QUIÉNES SOMOS?
CATALUNYA
ESPAÑA
EUROPA
ÁFRICA
AMÉRICA
ASIA
OCEANÍA
CONTACTO

British Columbia y Alberta: de Vancouver a las Rocky Mountains

Sergi y Yolanda, Mayo 2019


Viaje de 15 días en coche en Mayo de 2017. Salimos de Vancouver y fuimos hacia Alberta, explorando este estado, así como el de British Columbia. Visitamos los Parques Nacionales de la región de las Montañas Rocosas y seguimos hasta Drumheller y el Parque de los Dinosaurios. Pasamos también por la ciudad de Edmonton y el Parque Nacional de Elk Island. Finalmente, volvimos otra vez por las Rocosas, dedicando varios días a los míticos Parques Nacionales de Banff y Jasper, y condujimos de vuelta a British Columbia. Paramos en Kamloops y seguimos parte de la Ruta del Oro, pasando por Hope y el Yale Historic Site, antes de acabar en Vancouver.

1.Golden
2.Yoho National Park
3.Kootenay National Park
4.Drumheller y alrededores
5.Dinosaur Provincial Park
6.Elk Island National Park
7.Hinton
8.Jasper National Park
9.Carretera de los Glaciares (Icefields Parkway)
10.Banff National Park
11.Lake Louise
12.Yale
13.Bridal Veil Falls

Volver arriba
GOLDEN 

Golden es uno de los últimos pueblos de British Columbia y una perfecta base para conocer los parques nacionales de las montañas rocosas, especialmente el Yoho y el Kootenay. Además del agradable entorno natural, con el Kicking Horse River y muchos bosques y lagos, tuvimos la suerte de ver osos negros y hasta oseznos, junto a una carretera.

Recomendamos pasar por la oficina de información (el British Columbia Visitor Centre @ Golden), ya que el personal es extremadamente amable y puede proporcionar mucha información sobre los puntos de interés de los alrededores, así como de las posibilidades de avistamiento de fauna. De hecho, la chica que nos atendió nos recomendó una carretera donde había visto una osa con sus oseznos hacía unos días, y, efectivamente, los encontramos allí en dos ocasiones que fuimos.

Cómo llegar y salir

El trayecto desde Vancouver, con breves paradas para comer y descansar, son unas 9 horas. Hay que tomar la autopista Trans-Canada (la nº 1, marcada con una hoja blanca sobre fondo verde) y conducir hasta Hope. Allí, hay que desviarse y tomar la carretera 5 hasta Kamloops, donde volveremos a la 1, que nos llevará directos a Golden. En la última parte, cruzaremos los parques nacionales del Monte Revelstoke y de los Glaciares, peligrosos en esta época por el riesgo de avalanchas.

Dónde dormir

Nos alojamos en el Swiss Village Inn, un motel que era una de las opciones más económicas que habíamos encontrado por internet unas semanas antes. El lugar era viejo pero correcto y la habitación, en la primera planta, muy espaciosa. También tenía frigorífico y accesorios para té y café. Había un jacuzzi que se podía utilizar de 17 a 22. El personal nunca estaba en recepción y a veces tardaba en venir cuando se le llamaba.

Estuvimos dos noches y desde aquí visitamos los alrededores de Golden y los parques nacionales Yoho y Kootenay.

Qué ver y qué hacer

Volver arriba
YOHO NATIONAL PARK 

Este parque es menos conocido que otros de la zona, especialmente Banff y Jasper, pero nos sorprendió gratamente y nos gustó casi tanto como estos. Es un lugar de una belleza indescriptible y salvaje, donde disfrutar de las maravillas de la naturaleza.

Cómo llegar y salir

Visitamos este parque en un día desde Golden. Condujimos unos 45 min por la autopista Trans-Canada (la 1) hasta Field. La carretera 1 cruza el Yoho y sigue hacia Banff y Calgary. Field es un pequeño pueblo en el centro del parque, donde se encuentra la oficina de información. Allí nos proporcionaron mapas y nos indicaron qué puntos eran accesibles, ya que estábamos "entre temporadas" y había caminos todavía cerrados por la nieve y otros por riesgo de avalanchas. Por ello, solo pudimos visitar los sitios que indicamos en la siguiente sección.

También se puede acceder al parque por el noreste desde Lake Louise, como hicimos a la vuelta, ya que el parque nacional Yoho hace frontera con el de Banff.

Qué ver y qué hacer

Volver arriba
KOOTENAY NATIONAL PARK 

Este parque nacional se encuentra en un valle, a la sombra de los altos picos. Tiene un clima más moderado que en otras zonas de las Montañas Rocosas, con veranos cálidos y secos, y por ello se dice de él que es el único parque nacional de Canadá que tiene tanto glaciares como cactus.

Nada más entrar en el parque, y justo detrás de una señal que avisaba de su presencia, vimos un gran grupo de bighorn sheep (muflón canadiense) al lado de la carretera. Mientras les hacíamos fotos, dos de ellas se chocaban los cuernos, causando un gran estruendo.

Cómo llegar y salir

También fuimos desde Golden, aunque tras cruzar el parque seguimos hasta Drumheller, que sería la siguiente parada de nuestro viaje.

Para llegar, hay que conducir poco más de una hora hacia el sur por la carretera 95 hasta la localidad de Radium Hot Springs, que es la entrada al parque. De hecho, ya hay excursiones en el pueblo que forman parte del Kootenay National Park. También se encuentra allí la oficina de información turística. Nuevamente, el personal es muy amable y nos puede indicar los puntos de interés y las condiciones de los caminos (también había muchos cerrados por la temporada). Además, hay una pequeña exposición sobre la fauna local y la vida de los primeros habitantes de la zona, con animales disecados, botones para oír el sonido que hacen algunos de ellos y paneles interpretativos.

Desde Radium Hot Springs, se puede tomar la carretera 93, que va hacia el norte cruzando el Kootenay. En esta carretera se encuentran los principales puntos de interés y rutas de senderismo del parque. La carretera 93 desemboca en la 1, ya en el parque nacional Banff, entre los pueblos de Lake Louise (al oeste) y Banff (al este).

Qué ver y qué hacer

Volver arriba
DRUMHELLER 

Cómo llegar y salir

Desde Radium Hot Springs, en el Kootenay National Park, subimos por la carretera 93 hasta la Trans-Canada Hwy (carretera nº 1), entrando en el Banff National Park. Seguimos por la carretera 1 hacia el este y al llegar a Calgary, nos desviamos al noreste, hasta tomar la carretera 9, que lleva a Drumheller.

Dónde dormir

Nos alojamos en el Travelodge Drumheller, otro motel relativamente económico que habíamos reservado por Internet. Se encontraba al otro lado del río, con vistas al dinosaurio más grande del mundo. La habitación estaba bien y era amplia, aunque daba a pie de calle. El desayuno estaba incluido y el personal era muy atento y amable.

Qué ver y qué hacer

El centro del pueblo está formado por casitas bajas, en su mayoría comercios, aunque en esta época del año muchos estaban cerrados por temporada. Se puede seguir la "ruta de los dinos", siguiendo sus huellas pintadas en el suelo y pasando por numerosas figuras de dinosaurios de todos los tipos, ya que tienen el tópico explotado al máximo. Algunas eran logradas y muy graciosas, como las de dinosaurios invitándote a sentarte con ellos en un banco, pero otras eran algo cutres. Por otro lado, había de todo tipo, pero algunas estaban relacionadas a ciertos edificios o profesiones, como los dinosaurios bombero, enfermera, o minero.


ALREDEDORES DE DRUMHELLER 

Qué ver y qué hacer

Volver arriba
DINOSAUR PROVINCIAL PARK 

Este parque, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1989, es mundialmente conocido por su valor histórico. En él se ha encontrado la mayor densidad de fósiles de dinosaurios del Cretácico del mundo. Pero, además, como habíamos leído en la guía, es como un Gran Cañón en miniatura. Por eso, hacía tiempo que teníamos muchas ganas de visitarlo.

Cómo llegar y salir

Al contrario de lo que pensábamos, NO está cerca de Drumheller, sino a unas dos horas en coche. Hay que tomar la carretera 56 hacia el sudeste, saliendo por la ruta sur de los dinosaurios, y, pasado Rosedale, seguir por la 10 y luego por la 570, en la misma dirección. Al llegar al cruce con la 876, habrá que coger esta carretera hacia el sur (hacia las localidades de Cessford, Wardlow o Steveville). El paisaje se habrá convertido en una gran llanura de hierbas secas, salpicado de refinerías de petróleo en funcionamiento.

Tras unos 60 km, ya cerca de la pequeña localidad de Patricia, hay que tomar unos desvíos indicados hacia la entrada del parque. En el último tramo encontraremos curiosas señales de carretera alertando de la presencia de serpientes de cascabel, para que intentemos no atropellarlas. Aunque teníamos ganas, no tuvimos la oportunidad de ver ninguna.

También se puede llegar al parque desde Calgary, a unas dos horas y media, o Brooks (conduciendo una media hora hacia el noreste).

Qué ver y qué hacer

La visita popular al parque incluye rutas de senderismo para perderse en el maravilloso paisaje desértico, que parece sacado de Arizona, y recorridos guiados para conocer los yacimientos y el trabajo de los arqueólogos. Sin embargo, estas visitas, que se organizan en el centro de visitantes y se pueden reservar por teléfono o por internet, no estaban aún disponibles por temporada (empezaban a mediados de junio). Por ello, nos tuvimos que limitar a realizar los senderos marcados por nuestra cuenta. Disfrutamos las excursiones que nos llevaron a descubrir los paisajes áridos y formaciones rocosas, pero es una lástima que de esta forma solo se pueda acceder a una pequeña área del parque y la visita no sea muy larga. Como amantes de la paleontología, echamos de menos poder conocer de mano de los expertos los yacimientos y trabajo de los arqueólogos e incluso encontrar algunos fósiles con sus indicaciones. Los 5 cortos senderos que hay en el parque para realizar una visita autoguiada son accesibles desde la pequeña carretera que entra y rodea la zona visitable del parque y se explican a continuación (con la misma numeración empleada por los folletos):

  1. Prairie Trail (Camino de la Pradera)
  2. Este camino es el más alejado del centro de visitantes, ya que se encuentra en el mirador que hay a la entrada del parque. Fue el último que visitamos.

    En el mirador, las vistas al cañón y al valle, que se abría a nuestros pies, eran maravillosas. Las formaciones rocosas convertían el parque en un Gran Cañón en miniatura, que era especialmente bonito a la luz rojiza del atardecer. Se puede pasear al borde del precipicio para abarcar todo el parque desde la altura, y deleitar a tus ojos con el esplendor del desierto.

    Al otro lado del aparcamiento, empieza (o acaba) la zona de las Grandes Llanuras, famosa por las películas de indios y vaqueros, que se extiende al sur por Estados Unidos. Por allí discurre el pequeño Prairie Trail, de apenas 300 m, sobre la pradera amarillenta. En una de las paradas del camino, se puede ver una "glyphstone", piedra con motivos como puntos y líneas curvas, grabada por los pobladores de las Primeras Naciones, hace miles de años, y encontrada cerca de allí.

  3. Coulee Viewpoint Trail (Camino del Mirador de la Corriente de Lava)
  4. Este camino, que sale del centro de visitantes, empieza por una zona entre hierbas bajas y se acerca hasta la base de las formaciones rocosas, para después subir a ellas. Desde arriba hay muy buenas vistas de las Badlands, así como del valle donde serpentea el río, alrededor del cual se acumula la mayor vegetación y fauna del parque. Vimos allí ciervos escondidos entre los arbustos. De bajada, se pasa entre las grietas y grutas formadas por la erosión del agua.

    En el camino hay carteles avisando de que la zona está habitada por serpientes de cascabel, escorpiones y viudas negras. Daba la impresión de que si salíamos vivos era de milagro, pero nada más lejos de la realidad: esos animales son muy esquivos y, por más que se busquen, es muy difícil encontrarse con ellos.

  5. Badlands Trail (Camino de los Páramos)
  6. En la primera parte del "driving loop" de 3 km que da la vuelta a la zona visitable del parque, está el camino número 3, el Badlands Trail. Este se interna en el páramo de tierras áridas, con sus característicos montículos piramidales formados por estratos alineados de distintos colores. También hay algunos 'hoodoos', aunque no tan estéticos como los de Drumheller. Algunos incluso están aún en formación, con sus pilares todavía pegados a la roca.

  7. Yacimientos y Trail of the Fossil Hunters (Camino de los Cazadores de Fósiles)
  8. En esta parada, se puede ver un yacimiento original (el único accesible), que muestra el esqueleto de un halosaurio (dinosaurio con "cabeza de pato") sin cabeza, tal como fue encontrado. Nos gustó mucho esta visita y cómo estaban expuestos los restos, en el punto justo entre todavía enterrados, para que te puedas hacer una idea de cómo se encuentran los fósiles del parque cuando se descubren, pero suficientemente limpios como para que se distingan perfectamente todos los huesos, de las extremidades a la cola.

    Un poco más adelante hay una segunda muestra de fósiles, aunque en este caso son una réplica, recreando un yacimiento de huesos sueltos de ceratópodos. Su descubrimiento fue muy importante, porque demostró que estos dinosaurios se movían en grandes manadas, ya que había huesos de más de 300 individuos de todas las edades. Se cree que, o bien cuando cruzaban un río o bien por una inundación, estos se ahogaron y unos Albertosaurus aprovecharon la situación. Por eso se encuentran marcas en los huesos y varios dientes sueltos de los carnívoros.

    De este punto salía la ruta 4, la de los Cazadores de Fósiles, que lleva hasta una de las primeras excavaciones, de principios del siglo XX, aunque ya no queda nada. En el sendero hay carteles explicativos de la vida y hallazgos de alguno de estos primeros exploradores, aunque no son muy amenos. Aunque nos encontramos gente que nos aseguraba que había encontrado pequeños fósiles en la zona, nosotros, aun buscando a conciencia, no tuvimos la misma suerte.

  9. Cottonwood Flats Trail (Camino de los Álamos de Virginia)
  10. El último camino del driving loop es muy distinto a los anteriores. Se interna en una zona de hierbas secas y árboles muertos, quemados por un incendio; hasta llegara la orilla del río. Aunque representa un hábitat curioso y único en el parque, no nos gustó tanto como los demás. Durante el recorrido vimos unos ciervos que se escabullían entre la densa vegetación seca.

Volver arriba
ELK ISLAND NATIONAL PARK 

El Elk Island National Park es cocido por su cantidad de animales con cuernos, especialmente los bisontes, difíciles de ver en otras zonas. De hecho, es el segundo parque con mayor densidad de animales con cuernos del mundo, solo por detrás del Serengeti. Se trata del único parque vallado de Canadá, y lo hacen para mantener separadas las dos especies de bisontes: el 'plains bison', al norte de la carretera 16, y el 'wood bison', al sur.

En el centro de visitantes pueden informaros sobre las mejores zonas de avistamiento y las posibles rutas para hacer. El problema es que hay 11 rutas, pero casi todas son muy largas: algunas de más de 10 km, pero incluso las más cortas son de 1-2 horas. Por eso, puede resultar difícil escoger si solo se tiene un día para la visita. En la web oficial de los Parques de Canada se puede encontrar un mapa e información práctica de todos los itinerarios: https://www.pc.gc.ca/en/pn-np/ab/elkisland/activ/experiences/a

Cómo llegar y salir

Este parque nacional está tan solo 50 km al este de Edmonton, la segunda ciudad más grande de Alberta. Nosotros llegamos al parque desde Drumheller, en un trayecto de unas tres horas. Simplemente hay que tomar la carretera 56 y seguir todo recto hacia el norte, hasta llegar a la carretera 16 y torcer a la izquierda.

Para llegar desde Edmonton, simplemente hay que salir hacia el este por la carretera 16 y se llegará al desvío del parque, a mano izquierda. La carretera que se toma en el desvío lleva el mismo nombre que el parque (Elk Island National Park). Esta pasa primero por el centro de visitantes, luego por el 'Bison loop road', una carretera circular particularmente buena para los avistamientos de estos animales; y luego continua para llevar hasta los lagos y los puntos de salida de las distintas rutas del parque.

Dónde dormir

Nos alojamos en una casa particular en Sherwood Park, a las afueras de Edmonton, que reservamos por Airbnb. Tanto la habitación como el resto de la casa estaban muy cuidadas. La anfitriona, Carrie, es una mujer encantadora, y compartimos grandes charlas.

Qué ver y qué hacer


AL OESTE DE EDMONTON 

El día que salimos de Edmonton hacia Hinton, hicimos un par de paradas en unos tranquilos parques provinciales:

Volver arriba
HINTON 

Hinton es una localidad al norte de Jasper, a unos 30 kilómetros por la carretera 16. Hicimos noche allí porque era el lugar más cercano a Jasper donde pudimos encontrar alojamiento a un precio asequible. Es un pueblo tranquilo y agradable, en medio de las montañas, y aprovechamos para ver un poco los alrededores, además de ir a Jasper.

Dónde dormir

Nos alojamos en Collinge Road, cerca de la Beaver Boardwalk, en una habitación que habíamos reservado por Airbnb, pero que no recomendamos. Cuando llegamos al lugar, no había nadie, a pesar de que habíamos avisado de la hora de llegada y no nos habían contestado. Tuvimos que conducir hasta un Tim Horton's que había en la carretera para poder tener Wifi, y aun así nos fue difícil contactar con la anfitriona. Cuando finalmente contestó, dijo, literalmente, que estaban fuera, en un rodeo, porque "no sabían que veníamos" y que la habitación no estaba hecha.

Qué ver y qué hacer

Volver arriba
JASPER NATIONAL PARK 

Ya habíamos estado en Banff y Jasper unos meses antes, en pleno invierno (podéis encontrar toda la información de ese viaje aquí), pero teníamos muchísimas ganas de volver, para ver la otra cara de estos espectaculares parques en otra estación. Además, la primavera brindaba la posibilidad de emocionantes encuentros con la fauna local. Esta vez, para visitar Jasper nos alojamos en Hinton.

Qué ver y qué hacer

En la web oficial de los Parques de Canadá podéis encontrar toda la información de los lugares de interés y rutas de senderismo, con mapas y folletos: https://www.pc.gc.ca/en/pn-np/ab/jasper

Estos son los lugares que visitamos nosotros en esta ocasión:

Volver arriba
CARRETERA DE LOS GLACIARES (ICEFIELDS PARKWAY) 

La Icefields Parkway (carretera 93) es la carretera más bonita del mundo. Conecta los parques nacionales de Banff y Jasper, y es tan rica en paisajes espectaculares como en fauna salvaje. Más de 100 glaciares, dramáticas cascadas, escarpados picos montañosos y lagos cristalinos son solo algunos de los atractivos que te vas encontrando al circular por esta magnífica carretera. Técnicamente, los puntos de interés de los que hablaremos a continuación pertenecen al Parque Nacional de Jasper o al de Banff (el límite entre los dos está aproximadamente a la altura del Campo de Hielo Columbia o el Glaciar Athabasca), pero hemos decidido ponerlos en un apartado propio si están en esta carretera, en ruta entre los pueblos de Lake Louise y Jasper.

Qué ver y qué hacer

Volver arriba
BANFF NATIONAL PARK 

Dónde dormir

Como esta vez el alojamiento en Banff estaba muy caro, nos quedamos en Canmore, una localidad 25 km al este del pueblo de Banff, por la Trans-Canada Highway (carretera 1). Habíamos alquilado una habitación por Airbnb en un pequeño bloque de apartamentos de fachada roja. Nuestro anfitrión, Leon, era un poco tímido pero muy majo, y la habitación estaba bien.

Qué ver y qué hacer

Volver arriba
LAKE LOUISE 

Esta localidad, a unos 60 km de Banff, es un resort de montaña alrededor del lago del mismo nombre, a los pies del cual está el icónico y lujoso hotel Fairmont Chateau Lake Louise. Apenas hay "pueblo" en sí, sino que se limita al "mall" (centro comercial) alrededor del centro de visitantes y cuatro casas de montaña. Ambas veces lo visitamos desde Banff, ya que el alojamiento es carísimo y exclusivo.

Qué ver y qué hacer

Todas las actividades se desarrollan en el lago o sus alrededores. En invierno, cuando está helado, se puede patinar y caminar sobre el lago. Además, se pueden hacer muchas excursiones en los alrededores. Nosotros preguntamos en un puesto de información improvisado del personal del parque y nos indicaron dos rutas cortas para hacer. La primera era al Fairview Lookout, a 1.8 km. El camino tenía bastante pendiente y estaba cubierto de nieve compacta. Desde arriba había buenas vistas del lago helado rodeado de montañas, con el hotel Fairmont al fondo. Los imponentes picos de alrededor mostraban en sus faldas las lenguas de nieve dejadas por las avalanchas.

El segundo camino que hicimos iba bordeando el lago y era totalmente llano. Durante el trayecto, en el que nos cruzamos con bastante gente, fuimos viendo las montañas verticales como telón de fondo. Hacia el final, se podía ver cómo la parte más cercana a la orilla se estaba descongelando, con la superficie resquebrajada y grandes bloques de hielo flotando sobre las aguas. Transcurridos los 2 km, una acumulación de nieve blanda indicaba que el camino llegaba a su fin y había que dar media vuelta. Justó ahí, se podía ver a mano derecha una enorme cascada de hielo en la pared de la montaña. También en este punto comenzaban otras rutas, como el Plain of Six Glaciers, pero todavía estaban cerrados.

Volver arriba
YALE 

En el viaje de vuelta de Alberta hacia Vancouver, tomamos la Transcanada Highway 1, una "scenic route" que sigue la Ruta del Oro. El paisaje cambió por completo, y se convirtió en escenas del Salvaje Oeste, con montañas muy secas, sin apenas vegetación. No quedaba ni rastro de los bosques de coníferas ni los grandes lagos, sino solo paredes de roca encerrando el río Fraser.

Pasada la localidad de Boston Bar, paramos en el Hell's Gate, un teleférico que baja al cañón del río Fraser. Hay un mirador y un puente, pero no mucho más que hacer si no vas a subir a la góndola, que nos pareció carísima para los 4 minutos que duraba el trayecto.

A pocos kilómetros de allí se encuentra Yale, un pueblo diminuto que en el año 1858 vio aumentada su población de 300 a 30000 habitantes en apenas 2 meses, en el boom de la fiebre del oro. Actualmente hay un sitio histórico sobre la actividad que se desarrolló en aquel lugar, explotando los recursos del río Fraser.

Qué ver y qué hacer

Volver arriba
BRIDAL VEIL FALLS 

Estas cascadas fueron la última parada de nuestro viaje de vuelta a Vancouver, y la verdad es que resultaron ser una sorpresa muy agradable, ya que paramos por casualidad y nos encontramos con este magnífico salto de agua. La cascada, de grandes dimensiones, formaba un finísimo velo sobre la roca, en el que casi se podía ver el brillo de cada gota de agua.

Para la visita, se puede dejar el coche en un aparcamiento habilitado y tomar un camino de unos diez minutos que cruza el bosque húmedo hasta la cascada. El lugar se encuentra a unos 120 km de Vancouver, en la Trans-Canada Hwy (carretera 1), a mitad de camino entre Abbotsford y Hope.