Follow @UMPViajarlo

Flag Counter
Tweets por el @UMPViajarlo.  

UN MUNDO
PARA VIAJARLO
El lugar donde compartir tus viajes   

Catalana    Inglesa
                       
INICIO
¿QUIÉNES SOMOS?
CATALUNYA
ESPAÑA
EUROPA
ÁFRICA
AMÉRICA
ASIA
CONTACTO

Invierno en Banff y Jasper  (Sergi, Yolanda, Miguel y Jordi) - Marzo 2017

Viajar en invierno a Banff y Jasper es una gran experiencia. Tiene aspectos negativos: muchos caminos están cerrados, las carreteras están en mal estado y, si no se está acostumbrado al frío, se puede llegar a pasar mal; pero también permite ver paisajes completamente helados y realizar actividades que no se pueden hacer en otras épocas del año. Si se está preparado para soportar fríos extremos (tanto física como mentalmente) la estancia hibernal en los parques se convertirá en un recuerdo único e irrepetible.

Cómo llegar y desplazarse

Viajamos a estos dos parques de Alberta en coche desde Vancouver, en British Columbia. El camino es bastante sencillo, tomando la autopista 1 (que es la carretera transcanadiense) hasta Hope, allí la 5 hasta Kamloops y retomar la 1 ya directa hasta Banff. La distancia es de unos 900 km, pero hay que contar que se estará conduciendo toda la jornada, especialmente en invierno.

Hay que llevar buenos neumáticos (aunque todos los coches de alquiler los tienen) y conducir con precaución si hace mal tiempo, ya que las carreteras pueden tener hielo o nieve permanente. En www.drivebc.ca se puede consultar el estado de las carreteras en cada momento. En las oficinas de información, la atención suele ser excelente y también pueden ofrecer recomendaciones en este aspecto.

Es muy importante llevar combustible suficiente (y si no aprovisionarse en las grandes ciudades), dado que hay tramos larguísimos (de 200 km o más) sin ninguna gasolinera. Además, en condiciones adversas probablemente se consumirá más.

Para moverse por los parques y visitar los puntos de interés, ir en vehículo propio es imprescindible. No solo te da flexibilidad para ir a donde quieras o circular buscando fauna salvaje, sino que sin él es imposible llegar a la mayoría de destinos (no hay transporte público para este propósito). En todas partes, pero especialmente dentro de los parques, hay que vigilar con los animales que pueden cruzar la carretera.

Dónde dormir y comer

Si no se reserva con mucha antelación, puede no resultar fácil encontrar alojamiento en estos famosos parques. Una buena opción en Canadá es utilizar Airbnb, es muy habitual en el país y hay muchas posibilidades a buen precio. Nosotros tuvimos la suerte de ser 4, lo que facilitó encontrar apartamentos muy cómodos y reducir los costes.

En ambos apartamentos disponíamos de cocina, por lo que hicimos allí parte de las comidas. Para el resto fuimos principalmente a fastfoods (McDonald's, A&W y la cadena canadiense Tim Horton's).

Qué ver y qué hacer

BANFF NATIONAL PARK 

CARRETERA DE LOS GLACIARES (ICEFIELDS PARKWAY) 

La carretera de los glaciares es una carretera de montaña espectacular que va del Parque Nacional de Banff hasta el Parque Nacional de Jasper. Además de ofrecer unas vistas a paisajes increíbles, tiene numerosos puntos de interés en los que pararse, desde lagos y cascadas hasta diversos glaciares.

En invierno, las escenas son sobrecogedoras, con las salvajes montañas rocosas y todo cubierto de nieve. Estar allí en medio es asombroso (especialmente para los que somos de ciudad y de clima mediterráneo, que no estamos precisamente acostumbrados), aunque es cierto que no se puede ver prácticamente nada (todo está cubierto por la nieve) y, además de las gélidas temperaturas y condiciones de la carretera, muchos caminos están cerrados y esto limita mucho las actividades y puntos de interés accesibles.

Durante el trayecto por la carretera, nosotros paramos a echar unas fotos a los lagos Herbert, Bow y Waterfowl, cubiertos de nieve de manera que ni siquiera quedaba claro dónde acababa el lago y empezaba la tierra; el Glaciar Crowfoot, en lo alto de las montañas y tampoco distinguible del todo; el Saskatchewan River Crossing, en el que tampoco se podía ver la separación de ríos, y la cascada congelada Weeping Wall. Todos estos puntos pertenecen al Parque Nacional de Banff.

Ya en Jasper, paramos en la cascada helada Tangle Falls, que unos hombres estaban escalando, y en el Glaciar Athabasca y el Columbia Icefield, de los que hablaremos a continuación. Hay que tener cuidado con las condiciones de la carretera, especialmente durante las tormentas de nieve. En las oficinas de información de los parques te pueden informar del estado de las carreteras, cuáles están abiertas y la previsión de tiempo y recomendarte si acceder o no a ciertos puntos. También hay que vigilar al pararse en los miradores y puntos de interés, ya que, con las acumulaciones de nieve, es fácil que el coche se te quede atascado. La parte positiva es que, si hay alguien cerca, siempre se suele ofrecer a ayudar con una sonrisa.


JASPER NATIONAL PARK