Follow @UMPViajarlo

Flag Counter
Tweets por el @UMPViajarlo.  

UN MUNDO
PARA VIAJARLO
El lugar donde compartir tus viajes   

Catalana    Inglesa
                       
INICIO
¿QUIÉNES SOMOS?
CATALUNYA
ESPAÑA
EUROPA
ÁFRICA
AMÉRICA
ASIA
OCEANÍA
CONTACTO

Berlín, Julio 2019  (Yolanda)

Bohemia y moderna, la capital de Alemania es una ciudad monumental marcada por el doloroso recuerdo del muro que la dividió durante casi 30 años. Visité esta ciudad en julio de 2019, durante un congreso, y pude dedicar alrededor de un día y medio a hacer turismo, como primera aproximación a la historia y cultura de esta metrópoli.

Cómo llegar y salir

Volé a Berlín directamente desde Barcelona. La duración del trayecto es de unas 2h 40 min. Nosotros fuimos con Vueling; salimos con un pequeño retraso y perdieron la maleta de uno de mis compañeros. Otras compañías (low-cost o estándar) también cubren este itinerario.

Para ir y salir del aeropuerto, tomamos un taxi, aunque también hay conexiones en autobús. Para grupos grandes, hay taxis de hasta 8 plazas que cuestan poco más que los normales (23-28€ la carrera hasta el centro, en unos 20 minutos). En la salida del aeropuerto, lo tienen muy bien organizado y el personal dirige de forma muy eficiente a los turistas hacia los taxis, de manera que es muy fácil y rápido.

Cómo desplazarse

La ciudad de Berlín está muy bien comunicada por la red de transporte, especialmente el metro. Hay paradas casi en cada esquina y los trayectos son muy rápidos y fluidos. Existen dos tipos de líneas de metro: las U-Bahn (Untergrundbahn, "tren subterráneo"), que son parcialmente subterráneas, y las S-Bahn (Stadtschnellbahn, "tren rápido metropolitano"), que van siempre por el exterior, comúnmente por encima de puentes, muy característicos de la ciudad. Hay muchas líneas, que cubren muy bien la superficie de la ciudad. Aunque la frecuencia de paso puede ser menor que en otras ciudades (a veces superior a 5 o hasta 10 minutos), en muchos puntos por el centro hay varias líneas que comparten parte del recorrido, de forma que cualquiera de ellas sirve. Los transbordos entre líneas también suelen ser fáciles y rápidos. Los trenes son quizá un poco antiguos, y en algunos no hay aire acondicionado, lo que puede ser problemático en verano.

Ninguna de las estaciones de metro tiene un control de acceso (ni tornos, ni revisión de billete), sino que se puede entrar directamente. Esto hace mucho más práctico y fluido el acceso, pero confía en la honestidad y educación de los ciudadanos, lo que demuestra la clara diferencia cultural con España. En el mismo andén, hay una máquina (y solo una) para comprar los billetes. El billete sencillo cuesta 2,8€. Puede resultar bastante rentable comprar los bonos de viajes ilimitados por un día (7€) o una semana (30€). Si se adquieren estos bonos, solo hay que validarlos la primera vez en las máquinas y serán vigentes hasta el fin del periodo.

Dónde dormir

Nos alojamos en el Hotel ABBA Berlin, un hotel de 4 estrellas con habitaciones cómodas y modernas, situado en la zona de Charlottenburg, en la calle Lietzenburger Str., al oeste de la ciudad. Está a menos de 10 minutos a pie de la parada de U-Bahn de Uhlandstr. (línea U1) y de la parada de S-Bahn de Savignyplatz, en la que confluyen 4 líneas (S3, S5, S7 y S9) que llegan al centro en pocas paradas.

El desayuno tipo buffet era espectacular, con múltiples opciones frías y calientes, saladas y dulces. También dispone de un pequeño gimnasio y una zona de spa, con jacuzzi y sauna (esta última, de pago).

Dónde comer

La comida en Berlín es cara, pero lo que es exagerado es la bebida. En los restaurantes, el precio de una botella de agua pequeña no baja de 4€. Los refrescos tienen un precio parecido, 4-5€, y las típicas cervezas un poco más. Curiosamente, en los supermercados, el precio del agua sí que es baratísimo (el mismo o hasta menos que en España, botellas de 1,5 litros a partir de 0,19€), así que ya sabéis donde aprovisionaros si queréis ahorrar.

Como ciudad multicultural, hay restaurantes de todo tipo en Berlín, desde los puestos o locales de salchichas tradicionales, hasta múltiples restaurantes de cocina asiática, italiana o americana. Hay varias zonas muy animadas y centros comerciales donde se aglutinan muchísimos restaurantes de todo tipo para elegir. En concreto, algunos en los que estuve son:

Qué ver y qué hacer