UN MUNDO PARA VIAJARLO

El lugar donde compartir tus viajes

Budapest, Febrero 2013 (Yolanda, Laura y Daniela)

 

Escapada de 6 días después de los exámenes a Budapest, incluyendo una excursión a los pueblos del meandro del Danubio. Pudimos contemplar sus monumentos más conocidos, así como disfrutar de los baños termales bajo la nieve.

 

 

BUDAPEST

 

Cómo llegar y salir

 

Volamos desde el aeropuerto del Prat de Barcelona a Budapest, con la lowcost Ryanair. Desde allí tomamos un autobús al centro de la ciudad, cuyo ticket solo se puede comprar con monedas (no billetes). Recomendamos cambiar poco dinero en el aeropuerto porque es muy mal cambio.

 

El autobús para en la estación de metro Kobánya-Kispest, final de la línea 3 (M3). Allí hay una especie de centro comercial y se puede cambiar dinero a un precio más razonable. Además, es donde se obtienen los bonos de transporte. Nosotras cogimos el de 7 días.

 

Cómo desplazarse

 

La red de metro de Budapest es muy completa y llega a casi todos los puntos de interés. Es rápida y práctica, y la línea M2 es muy bonita, con estaciones y trenes antiguos que parecen de juguete.

 

Por la ciudad, también hay autobuses y tranvías. Para subir a la zona del Bastión de los Pescadores se puede tomar un autobús que va bordeando el río desde la altura de isla Margarita y que pasa por la plaza de enfrente del Puente de Las Cadenas. Para llegar a Óbuda y las Colinas de Buda, hay que subir también en autobús y, si se quiere ir a las cuevas, andar un trozo.

 

Dónde dormir y comer

 

Nos alojamos en el aparthotel Opera Residence, que reservamos por internet a muy buen precio. Tiene muy buena ubicación, entre las paradas de metro Arany János Utca (M3) y Opera (M1), y el apartamento es amplio y muy nuevo y tiene wifi gratuito. La recepción, abierta 24 horas, está en el edificio de enfrente, y te pueden informar muy bien sobre cualquier punto turístico al que quieras ir de la ciudad.

 

En Budapest hay algunos restaurantes de comida tradicional (goulash y otras sopas, pastas, carnes…) pero son un poco caros. También hay muchos fast foods y restaurantes chinos de comidas preparadas muy baratos.

 

Qué ver y qué hacer

 

  • Opera
  • Basílica de San Esteban
  • Danubio y Puente de las Cadenas (puente Széchenyi)
  • Mercado Central
  • IceBar Budapest
  • Parlamento
  • Bastión de los Pescadores (Halászbástya)
  • Iglesia de Matías (Mátyás-Templom) y fuente de Matías
  • El laberinto del Castillo de Buda
  • Palacio Real (Királyi Vár)
  • Hotel y baños Gellért
  • Baños Széchenyi
  • Váci utca
  • Plaza de los Héroes
  • Városliget (Parque de la Ciudad): Castillo de Vajdahunyad y Pista de Hielo en el lago
  • Gran Sinagoga
  • Isla Margarita
  • Cuevas de Buda (Pálvölgy y Szemlohegy)
  • Anfiteatro romano

 

 

SZENTENDRE

 

Este pequeño pueblo situado a las afueras de Budapest en los meandros del Danubio no tiene grandes puntos de interés pero es un tranquilo y excelente lugar para pasear.

 

Cómo llegar y salir

 

Desde Budapest, salen trenes regularmente a Szentendre y tardan unos 40 minutos en llegar. Desde la estación, que está a las afueras, se llega al pueblo en unos 10 minutos.

 

Al lado de la estación de trenes también está la de autobuses, y desde allí se puede volver a Budapest o continuar hacia Viségrad.

 

Qué ver y qué hacer

 

  • Fo Tér
  • Cruz de Hierro
  • Catedral de Belgrado
  • Iglesia ortodoxa serbia de Blagovestenska
  • Museo del Mazapán

 

 

VISÉGRAD

 

Cómo llegar y salir

 

Hay autobuses a Viségrad desde Budapest (algo más de 2 horas) y también desde Szentendre. Te dejan en la carretera frente a la entrada del pueblo. Para volver, pasan autobuses para Budapest aproximadamente cada hora en el mismo sitio.

 

Qué ver y qué hacer

 

Este es otro pueblo del meandro del Danubio, pero cuando nosotras fuimos en invierno, todo estaba muy cerrado. El principal punto de interés es su castillo, en lo alto de una colina. En invierno, no hay transporte al castillo y andando se tardaba más de una hora en subir y se estaba haciendo de noche, así que nuestra visita se limitó a pasear al borde del río y disfrutar de las vistas del castillo y el paisaje nevado.