Follow @UMPViajarlo

Flag Counter
Tweets por el @UMPViajarlo.  

UN MUNDO
PARA VIAJARLO
El lugar donde compartir tus viajes   

Catalana    Inglesa
                       
INICIO
¿QUIÉNES SOMOS?
CATALUNYA
ESPAÑA
EUROPA
ÁFRICA
AMÉRICA
ASIA
CONTACTO

Norte de India, Julio 2014  (Jordi)

Viaje en grupo, la primera semana éramos 7 viajeros y el resto del viaje se añadió otra pareja y fuimos 9 en total.

El viaje de 23 días lo hice en Julio de 2.014, lo llaman Viaje a la Experiencia y se interna en las raíces de las culturas/religiones que conviven en la India y que en mi caso eran muy desconocidas.

Le llaman el subcontinente indio por su extensión y gran densidad de población, viven mil trescientos once millones de habitantes, lo que la hace muy heterogénea. Su población es básicamente muy tradicional y convive en los lugares más alejados de las grandes ciudades con costumbres ancestrales.

Viven mucho la espiritualidad, eso hace que convivan muchas religiones, desde las más conocidas como el hinduismo, que lo practican casi un 80% de la población con 966.3 millones de practicantes o el Islam con 172.2 millones de seguidores, hasta el Hare Krishna, pasando por la muy importante cultura sij (sijismo), que acoge al 1.7% de la población con 20.8 millones de personas, el budismo el 0.7% de la población con 8.4 millones, el jaenismo con el 0.4% de practicantes con 4.5 millones, o el cristianismo que con un 2.3% de la población tiene 27.8 millones de adeptos. Hay 7.9 millones de personas que pertenecen a otras religiones y sólo 2.9 millones de personas no son creyentes.

El recorrido lo hicimos en un minibús de más de treinta años, que esperábamos que cumpliera con su cometido y nos llevase de un lugar a otro sin incidencias, un viaje en tren de Agra a Benarés y vuelo doméstico de Benarés a Delhi, antes de volver a casa.


DELHI 

Al llegar nos dimos cuenta en seguida de que estábamos en un lugar poco parecido al mundo occidental de dónde veníamos, y Delhi es una puerta de entrada a esas nuevas costumbres y forma de vida tan diferentes a las nuestras. Es una ciudad muy heterogénea, en la que hay que diferenciar entre el Old Delhi y la Nueva Delhi. El Old Delhi es más apegada y enraizada a las costumbres y formas más tradicionales y la Nueva Delhi es más cosmopolita y moderna, en la que las costumbres occidentales se dejan ver algo más.

Tal vez la ciudad con mayor caos circulatorio de todo el país, aunque en su favor tiene el que es mucho más limpia.

Me llamó mucho la atención que en el metro había vagones mixtos y otros sólo para mujeres. Al cabo de un mes de la vuelta a Barcelona, sucedió la violación de una mujer en un autobús en Delhi por cuatro hombres a plena luz del día, entonces entendí estas medidas ¿protectoras? a las mujeres.

Dónde dormir

La oferta es múltiple para todos los bolsillos y puedes alojarte desde un hotel de cinco estrellas a compartir una habitación por unas pocas rupias.

Nosotros estuvimos en el Hotel Almondz, un tres estrellas muy correcto, limpio y cómodo.

Dónde comer

Si la oferta para dormir es amplia, mucho mayor es la de comer, ya que hay infinidad de puestos callejeros y restaurantes de todo tipo y precios. Aquí puedes comer de su cocina o en un restaurante mixto con cocina occidental e incluso en uno de los restaurantes tipo Kentucky o Mc Donalds, de los que hay muchos. Nosotros comimos en un restaurante de comida típica del Punjab donde lo hicimos muy bien.

Qué ver y qué hacer

OLD DELHI

NEW DELHI

Tras la independencia de la India, Delhi pretendía convertirse en una ciudad moderna, acorde con los tiempos, y organizó su crecimiento como ciudad a través de un monumento llamado la Puerta de la India, memorial elegido en honor de los soldados fallecidos durante diversas guerras. De ahí parten grandes avenidas como la Avenida Imperial Raj Path donde se encuentran sus principales instituciones como el Parlamento o el Palacio Presidencial.


HARIDWAR 

Geográficamente es el punto donde el Ganges deja las montañas. La llaman la puerta del cielo y es una de las siete ciudades sagradas de la India y, por tanto, un lugar donde llegan miles y miles de peregrinos de todo el país.

En esta ciudad se vive junto al río Ganges: durante el día la gente se baña en él y por la tarde, en la puesta de sol, sus gaths se llenan de gente, sobre todo peregrinos que con sus familias recorren muchos kilómetros a pie para llegar a la ciudad santa. Allí suelen llevar las cenizas de familiares para depositarlas en el río, tras efectuar el ritual de la "puya" y luego celebrar el Aarti, que es la ceremonia donde confluyen los cuatro elementos: tierra, agua, aire y fuego. En esta ceremonia, sobre una hoja de ficus o similar se dispone tierra, flores y una mecha que se enciende y, una vez encendida, se pone en el río haciendo de barca. Es una ceremonia que se celebra todos los días del año y está muy cargada de emotividad y fervor religioso.

En esta ciudad somos los únicos extranjeros que vemos ya que, aunque es una ciudad santa no acuden turistas.

En lo alto de la montaña, a 5 kilómetros, está el monasterio de Mansa Devi que visitamos y observamos como los hindúes iban dejando ofrendas. Nos explicaron que Brahma es el dios de la creación, Vishnu es el de la preservación y Shiva es el de la destrucción, pero no entendida en sentido peyorativo sino como final de las cosas, de la vida, etc. También nos dijeron que aparte de estos tres hay muchas más deidades y nos explicaron la historia de Ganessa (el de la buena suerte, con cabeza de elefante) y de Handimman, el dios mono.


RISIKESH 

También denominada la cuna o la meca mundial del yoga, la ciudad está atravesada por el Ganges y crece por las dos orillas diferenciándose ambas: la parte oriental es más espiritual y contrasta con la parte más al oeste que es donde se dan los comercios y lugares para practicar yoga o darse masajes.

Dónde dormir

Nosotros dormimos en el Divine Resort que queda en lo alto de la parte oriental de la ciudad, con excelentes vistas sobre el río.

Dónde comer

Aunque es un pueblo muy visitado no se destaca por su gran oferta gastronómica. De todos modos, en la parte oriental hay un bar con vistas al río desde su terraza un poco vintage, años 60, con fotos de Jim Morrisson y los Beatles, de cuando estuvieron allí. Se come bastante bien de fast food y es un lugar ideal para relajarse mirando al río.

En la parte occidental, hay un restaurante mexicano en el que se come muy bien y a un precio muy, muy barato.

Qué ver y qué hacer

La ciudad está unida por dos puentes colgantes que siempre están llenos de gente atravesándolos, el Lakshman Jhula (más antiguo) y el Ram Jhula (más nuevo), donde no es de extrañar verlos poblados de monos.

Los Beatles estuvieron una gran temporada en este pueblo haciendo un retiro espiritual, dándolo a conocer al mundo.

Al atardecer también se celebra el Aarti sobre el río.

Cerca del pueblo, hacia el norte, hay una cascada que da a una poza en la que uno se puede bañar y es muy agradable y recomendable, el agua del Ganges todavía baja clara.

Los amantes de la montaña tienen aquí varias agencias de viajes de las que parten excursiones en 4X4 que hacen rutas a puntos de partida para hacer caminatas muy interesantes por las montañas.


CHANDIGARH 

Esta ciudad de apariencia occidental le fue encargada al suizo Le Courvoisier para que la diseñara y se encargara del desarrollo de muchos edificios.

Su diseño constaba de una ciudad dividida por sectores, donde cada sector albergaría 150 familias y tendría un hospital, un mercado, una escuela, etc., de manera que tuviera la logística necesaria para su abastecimiento.

El sector 1 lo dedicaba a toda la función institucional, dejó el Parlamento, el Tribunal de Justicia y los Secretariados o Ministerios, cada uno de ellos en un edificio singular. En el sector 17 estaría la zona de ocio, con restaurantes, cine, etc. Los sectores se unirían mediante grandes avenidas y carreteras. Aunque aparentemente parecía una muy buena idea, la organización de la ciudad falló en gran parte porque no tuvo en cuenta la idiosincrasia del hindú, así el hindú está acostumbrado a vivir en donde tiene su tienda, comercio o taller, y eso de estar alejado de su negocio no lo vio bien nunca.

No obstante, una encuesta entre sus habitantes dio como resultado que estaban contentos con el diseño de la ciudad a pesar de todo, y es verdad que es una ciudad mucho más limpia que el resto, con grandes avenidas sin atascos y donde el índice de alfabetización es el más alto de la India. Sus detractores le achacan que no es una ciudad para pasear y que no ha tenido en cuenta su crecimiento.

Parque de Neck Chan Rock Garden. Situado cerca del lago Sukhna. Curioso de visitar este parque formado por un jardín de esculturas realizadas por Nek Chand, un oficial del gobierno indio que comenzó en 1957 a construirlo, utilizando residuos industriales del hogar y otros artículos de desecho que reciclaba para dar forma al jardín y crear sus esculturas. Chand tuvo que mantener en secreto su trabajo, pues las tierras en las que decidió crear su jardín formaban parte de una reserva natural.

Mención aparte merece el gobierno que lejos de prohibírselo, lo animó y le puso gente para que trabajara con él, y el resultado ha sido que las obras expuestas en este parque recuerdan mucho al trencadís de Gaudí y la obra de Miró. El autor afirmó que no los conocía, y por tal motivo, se le invitó a venir a Catalunya a conocer la obra de ambos.


NALAGARH 

Este es un pueblo al que no se conocería por no tener nada reseñable, sino fuera por su antiguo fuerte que desde lo alto domina toda la ciudad y que hoy se ha reconvertido en hotel, manteniendo su antigua decoración y lujo recargado. Es pasar a otra época. Fue interesante el pasar una noche aquí entre la ostentosidad de su arquitectura y su decadente situación actual en la que le hace falta un mínimo de mantenimiento.


ARANDPUR SAHIB 

Ciudad bastante desconocida para el turismo exterior pero conocida entre los suyos como "La ciudad santa de la felicidad", lugar sagrado para los sijs.

Aquí está el segundo templo en importancia de los sijs, le llaman el templo de plata y realmente nos sorprendió mucho.

Sus orígenes están en el S. XV siendo el primer gurú, Nanak, quién en un momento muy convulso entre hinduistas y musulmanes, enunció el principio "ni musulmanes ni hinduistas", Dios solo hay uno y caben todas las religiones en él, de esta forma quería acabar con las guerras de religión que azotaban en aquel momento la India a través de la no violencia.

De este modo se iniciaron los sijs como filosofía o religión, con la obligación de deber hacer siempre el bien y hacer cada día algo por la comunidad. Son muy simbolistas y no se cortan jamás el cabello.

Cada hombre lleva el apellido de león y cada mujer el de princesa, en un paso hacia la eliminación de las castas que tanto lastraban la igualdad de los ciudadanos.

Hubo varios gurús. El último, Gubin Sing es el que, viendo cómo se dejaban masacrar por otros pueblos, dijo basta y empezó a aceptar la violencia, aunque sólo como legítima defensa. Es a partir de ese momento en que se convierten en grandes guerreros hasta la actualidad donde en el ejército son mayoría sobre todo en su Estado Mayor.

Museo Patrimonio de la Khalsa. Se trata de un museo explicativo de su historia, cultura y forma de vida. Es de reciente creación, se mandó construir en el año 1.999, trescientos años después del nacimiento del Khalsa Panth y en el mismo lugar donde se fundó, sobre una finca de 100 acres y como tributo a la gente del Punjab por el cuidado que tienen en el mantenimiento y desarrollo de la tradición sikh.

El museo se divide en dos partes unidas por un puente peatonal de 540 pies de largo sobre una red de piscinas reflectantes. El lado occidental, que está conectado con la ciudad, tiene galerías de exposición, biblioteca con una gran sala de lectura que da a un gran estanque y un auditorio de 400 asientos. En el lado oriental cuenta con exposiciones permanentes sobre historia, religión y cultura sij. Las galerías están dispuestas en grupos de cinco y hacen referencia a las Cinco Virtudes de la religión sij. Temas como la tierra y el cielo, la masa y la ligereza, la profundidad y la ascensión están representados en las torres de piedra del museo y en los tejados reflectores.

La azotea del museo está hecha como flor de loto en la forma de cinco pétalos que representan los Pani Piaras (los cinco grandes profetas o gurús). Cada pétalo alberga una exposición que describe la historia de vida de todos los gurús desde el nacimiento hasta alcanzar la salvación / martirio. El pétalo más alto de todos está dedicado al Guru Granth Sahib.

Además de la estructura, también resulta impresionante las galerías multimedia de este museo, tiene un total de 25 galerías de las que actualmente sólo funcionan 15, las otras 10 se realizarán en la segunda fase de construcción del complejo ya que todavía está inacabado.

A modo de ejemplo de su majestuosidad, cabe destacar el mayor mural pintado a mano del mundo, que representa el pasado y el presente de Punjab, la forma en como se ve en sus pueblos y ciudades.

En el momento en que se entra en la primera galería, hay oscuridad en la habitación y de repente se hace eco de las voces de los pájaros cantando y una forma azul de luz se hace visible. La sensación y la vista escénica es difícil de poner en palabras y es mejor experimentarla. Te das cuenta de que la sala en la que estás es como un lugar profundo con paredes a los lados cubiertas con murales multicolores que representan la cultura, el clima, las estaciones y los festivales del Punjab. Su techo es de cristal y los efectos visuales, sonoros y luminosos son magníficos, todo ello amenizado con una mezcla de canciones punjabíes. Tras esta sala, la ruta sigue a través de numerosas historias de amor, festivales punjabí, rituales, el Templo de Oro de los tiempos históricos, y termina con el establecimiento del sol. Esta parte del museo es espectacular, nos deja atónitos. Se tardó casi tres años y medio para completar los interiores que incluyen pinturas, murales y alrededor de 400 artistas participaron en ella, incluyendo diseñadores.

Para las galerías restantes, los visitantes son guiados por guías de audio disponibles en inglés, hindi y punjabi. Tienen 'Auto-disparador', que significa que a medida que entras en cualquier galería, la guía de audio lo detecta y se enciende de forma automática.

Un espectáculo multimedia que no nos deja indiferentes, sin duda de lo mejor que he visto nunca.

Para poder contemplar la azotea con su forma de los cinco pétalos de la flor de loto hay que hacerlo desde el exterior en un punto más alto para verlo en toda su magnitud.


DHARAMSALA 

Esta pequeña población está situada en las estribaciones del Himalaya hindú, pertenece al estado de Himachal Pradesh y a 4 km, en Mac Leodganj, acoge al gobierno tibetano en el exilio, donde tiene su residencia el Dalai Lama.

El gobierno tibetano en el exilio es una organización política que administra a la mayor parte de los refugiados tibetanos en el exterior (principalmente India, Nepal y Bután) y que reclama tener soberanía y ser el legítimo gobierno de la actual Región Autónoma de Tíbet, así como Gansu, Sichuan y Yunnan (el Tíbet histórico) que se formó tras la invasión china del Tíbet en 1950. La organización se basa en hacer lobby político para que Tíbet sea liberado de la invasión china o que al menos goce de mayor autonomía como la de Hong Kong y Macao, busca preservar la cultura tibetana, fomentar condiciones de vida dignas para los refugiados tibetanos y generar consciencia global por las violaciones de derechos humanos en China.

El lugar es increíble, estamos en el Himalaya y las montañas que vemos delante nuestro superan los 5.000 metros, para mí es como un sueño el poder estar en estas montañas con las que tantas veces soñé en subirlas, y ya que no puedo subirlas al menos acercarme a poderlas contemplar ya se me hace muy importante.

Dónde dormir

El lugar donde dormimos en Mac Leodganj es un pequeño y sencillo hotel tipo tibetano, el Auspicious Him View que hay en una de las dos calles de la población.

Qué ver y qué hacer

En la otra calle, paralela a ésta, está el palacio del Dalai Lama, que fuimos a visitar. Es un monasterio budista con mucho recogimiento donde vimos muchos monjes. Por la calle también vimos monjas budistas vestidas de color morado y con la cabeza rapada.

Los monjes nos explicaron la terrible represión de que fueron objeto en los 90, que causó la muerte a más de 2.000 tibetanos, y como actualmente el gobierno chino incentiva a aquellos ciudadanos que desde otros lugares del país están dispuestos a cambiar su residencia al Tíbet para acabar de este modo con la cultura tibetana. Se calcula que habrán entrado unas 70.000 personas chinas que acaparan los mejores trabajos.

A la mañana siguiente fuimos a visitar el Dharamsala Children Visnu, un complejo que funciona como orfanato con más de dos mil niños que viven en diferentes casas donde conviven en grupos de unos 30 en cada casa, con edades que van de entre 4 y 18 años, con una mujer dedicada a ellos en cada casa las 24 horas del día. Los menores de 4 años viven juntos en casas sólo para ellos hasta que llegan a esa edad y pasan a una de las casas antes citadas a convivir con otros niños de diferentes edades.

El orfanato es de niños huérfanos hindús de la zona o huérfanos tibetanos o niños tibetanos cuyos padres permanecen en el Tíbet pero que han podido sacar a sus hijos.

Allí estudian la primaria y el instituto y cuando lo acaban, los más brillantes pasan a la universidad y los que no llegan a ella pasan por módulos profesionales y aprenden un oficio acompañando en sus tareas a los profesionales y compaginando así la teoría con las prácticas.

La financiación la obtienen a través de las ayudas que les prestan gobiernos como el alemán o austriaco y ONG's o asociaciones como la Casa del Tibet de Barcelona que participa del proyecto.

Fue muy emotivo el visitar estos lugares donde estuvimos y en el marco tan particular que es este pueblo caótico como ninguno de los que conozco, pero vivo y agradable como el que más.


AMRITSAR 

El traslado fue largo, más de siete horas por carretera. Se trata de una ciudad muy espiritual, donde se ubica el Harmandir Sahib más conocido como el Templo Dorado. Los sijs lo consideran su templo más sagrado y al que tienen la obligación de acudir en peregrinaje a ofrecer sus oraciones al menos una vez en la vida.

La construcción del templo data de finales del S. XVI, en ese mismo año se instaló en el altar del templo al Adi Granth, que es la escritura sagrada de los sijs, considerada por ellos como el actual gurú o guía espiritual.

Su arquitectura es una representación simbólica del pensamiento sij, con cuatro entradas, una a cada lado, que simbolizan la apertura de los sijs a todas las religiones. Está situado sobre un lago muy grande, en su centro hay una edificación donde se guarda el libro sagrado y dentro de ella hay unos monjes que pasan el día, desde la salida del sol hasta su puesta, constantemente leyéndolo y acompañando la lectura de música sufí. La gente no para de pasar haciendo ofrendas con mucho fervor y parando a meditar o rezar.

Según dicen, el templo dorado está hecho con más de 700 kilos de oro en mármol, con incrustaciones menudas y precisas de piedras preciosas.

El templo está abierto a personas de cualquier religión, nacionalidad, sexo, color o raza. No existen restricciones para entrar, excepto la observancia de las normas de conducta más elementales como: cubrirse la cabeza, no usar zapatos, vestirse de manera modesta, ser respetuoso, sentarse en el suelo como muestra de respeto al Adi Granth y a Dios, no beber alcohol, no comer y no drogarse, entre otras. A pesar de ser un lugar tan impresionante está mayormente visitado por autóctonos, no vimos muchos occidentales allí.

Visitamos las dependencias y funcionan con una organización autónoma al margen del gobierno. Como la hospitalidad es una de sus máximas, tienen aposentos muy sencillos donde pueden dormir los visitantes, aunque muchos peregrinos duermen al raso dentro de las instalaciones, y en sus cocinas hacen comida a diario para más de 20.000 comensales. Los comedores son salas enormes de más de 200 metros cuadrados donde es libre para comer quien lo desee sin obligación de pagar nada. Nosotros comimos allí, es comida vegetariana y ese día eran lentejas, un guiso de calabaza y arroz dulce con pasas de postre.

Tras la comida nos unimos a los voluntarios que fregaban platos en una nave donde éramos unas cuatrocientas personas haciendo cadena, unos ponían en remojo los platos otros fregaban, otros aclaraban y luego otros secaban y los apilaban para la siguiente comida.

El mantenimiento del templo se realiza exclusivamente por parte de voluntarios sijs. Los fondos para dicho mantenimiento también provienen de donaciones hechas por los sijs de todo el mundo. Hay que decir, que los sijs se imponen como obligación a diario el desplazarse hasta aquí, aunque sea un ratito a cumplir con este voluntariado.

Durante una intentona independentista, en 1984 los sijs se refugiaron en el Templo Dorado. Entonces, la primera ministra Indira Gandhi ordenó arrestar a su líder y destruir sus fuerzas. Para ello, el ejército asaltó el interior del Templo Dorado. Murieron muchos sijs, algunos soldados del Gobierno y muchos visitantes religiosos a los que se les prohibió abandonar el templo una vez que comenzaron los intensos tiroteos. Un recuento oficial declaró que murieron 83 soldados y 492 civiles.

Muchos sijs consideraron el ataque como una profanación a su sitio más sagrado. Indira Gandhi fue asesinada por dos de sus guardaespaldas (ambos sijes) meses después del ataque.

Al día siguiente fuimos a la Bajada de Bandera India, que se realiza a diario a muy poca distancia, en la frontera con Pakistán, ya que esta ciudad es casi fronteriza.

Se trata de un acto casi folclórico donde se ve a un cuerpo de guardia hindú rivalizar con el cuerpo de guardia paquistaní a ver quién desde su lado fronterizo hace mejor el acto protocolario de su bajada de bandera


ABOHAR 

Tras cinco horas de carretera llegamos a esta zona conocida como la California del Punjab por sus fértiles tierras de regadío y en particular por ser muy rica en el cultivo de una fruta cítrica parecida a la naranja que se llama kinnow y por ser el mayor productor de algodón.

Nosotros nos trasladamos a una granja a dormir. El dueño, poseedor de una finca de 50 hectáreas se dedica a su cultivo de forma totalmente ecológica y para ello utiliza, entre otros, gas metano y boñiga y orín de vaca.

Nos dedicamos a recorrer la finca y ver los cultivos de caña de azúcar, bambú, mango y naranjas. También tenía abejas y rosales. Para mantener los cultivos ecológicos tenía plantados en sus lindes una serie de árboles que frenan la arena de tormentas y los pesticidas utilizados en otros campos colindantes para preservar sus cultivos.

Esta granja es una experiencia rara en la India y lo más triste es que este tipo de cultivo sólo está en manos de grandes terratenientes que, al contrario de este, no están concienciado. También tiene animales como ranas en sus estanques, conejos para que jueguen los niños, caballos y vacas, todos ellos explotados como se hacía siglos atrás. Es decir, sólo cuando dan de mamar le extraen la leche, manteniendo su ciclo natural y, por supuesto, no efectúan alteraciones genéticas.

Lo aprovechan todo, la boñiga la mezclan con adobe para pavimentar paredes y suelos aportando desinfectante y dar frescor a la estancia.

Es bueno y muy interesante el que surjan iniciativas de este tipo y que hagan un poco más racional y natural las explotaciones agrícolas.

Por la tarde, nos acercamos al pueblo de Kathera que está al lado de la finca, y nos llamó la atención el que la gente saliera a mirarnos y nos pidiera hacerse fotos con nosotros e incluso el brahmán del templo nos estuviese esperando para hacernos una puya, que es una ceremonia hindú, para nosotros.

Dormimos en esta granja que la intentan explotar para turismo rural. En la habitación dormí sobre un charmoi, que es un camastro de cáñamo entrelazado sobre cuatro patas pequeñas de madera. Una muy buena experiencia la visita a esta granja.


BIKANER 

Entramos en el Rajastan, Tierra de Reyes (Tan-Tierra, Rajá-Rey). Aquí ya dejamos de ver el verde del Punjab y pasamos a una zona de influencia del desierto de Thar.

Es una ciudad fundada a finales del S. XV, presidida por un fuerte que servía de protección a los templos y palacios de la ciudad. Ya estábamos en el Rajastán y dicen que las esculturas más bellas de toda la zona se encuentran en sus templos. Ese día sufrimos una tormenta de arena fuerte que resultó un tanto desagradable.

Dónde dormir y comer

Dormimos en el Haraser haveli, un hotel correcto, aunque si uno quiere darse un homenaje puede ir al Hotel The Laxmi Niwas Palace donde se puede dormir por menos de 60 euros por noche en habitación doble, y no deja de ser un palacio del Marahá que lo tiene habilitado como hotel de 4 estrellas con sus patios, jardines y salones, muy suntuosos y ostentosos, en algún caso, de dudoso gusto como el salón de caza con tigres y otros animales disecados o cuernos de marfil. Nosotros cenamos en sus jardines y no era caro.

La oferta de restaurantes es amplia y para todos los bolsillos, nosotros la segunda noche fuimos a cenar a una terraza sobre la muralla iluminada con velas.. muy bucólico.

Qué ver y qué hacer
JAISALMER 

También llamada "La Ciudad Dorada" por el color dorado que le confiere la arena amarilla tanto a la ciudad como a sus alrededores, estamos en el Rajastán. La ciudad está coronada por el Fuerte de Jaisalmer que en su interior alberga el palacio Maharaja Mahal, siete templos jainas y dos hinduistas. Muchos de estos templos están esculpidos con gran riqueza.

Dónde dormir

Dormimos en el hotel The Royale, estaba muy bien, moderno y confortable.

Qué ver y qué hacer

Desierto de Thar. Está a unos 50 km. de Jaisalmer, el desierto es de arena como el Sahara y, aunque es muy pequeño, mantiene las dunas y el encanto de los desiertos. Desde Jaisalmer se organizan rutas de paseo con dromedario por la arena y acabar viendo la puesta de sol.

Antes de llegar nos cruzamos con rebaños de dromedarios lo que resulta muy curioso. Puedes dormir en el desierto o fuera de él acampando a la intmperie, o en bungalows, la oferta es muy variada. El cielo es muy negro y el desierto es un lugar ideal para mirar las estrellas.

En invierno, la temperatura baja mucho, estés dentro o fuera, alcanzando los 0 grados muy fácilmente.

Cuando llegamos nosotros ya nos esperaban, aun así fuimos a dar una vuelta por el pueblo que viene a ser como todos los pueblos del desierto, casas bajas, sencillas, de cemento, con niños que a montones entran y salen y que vienen a darnos la bienvenida, aunque se nota que es un lugar donde pasa mucho turista y donde los niños están muy maleados, nos piden rupias, caramelos o chocolate. Una mujer mayor me pidió que le hiciese una foto y cuando se la hice me pidió rupias, me molestó mucho. El contraste con los lugares que visitamos es muy grande.

Montamos los dromedarios y nos llevaron a una duna alejada a una hora de distancia. Personalmente no me fascina el ir montado en animales, pero al final me decidí a ir con el resto del grupo. Al llegar a la duna desde la que teníamos que ver la puesta de sol, nos azotó una tormenta de arena muy fuerte que no permitía ver a más de un metro y que nos obligó a dar media vuelta y volver al pueblo. Al principio era muy molesto, la arena era como agujas que nos daban en la cara y parecía que se te clavaban, pero al final nos acostumbramos y llegamos con arena por todos los pliegues y orificios de nuestro cuerpo. La ducha hoy será doblemente reparadora.

Hoy ha sido un día con mucho calor, a partir de ahora, será una constante en nuestro viaje, por lo que habrá que hacerse a la idea e hidratarnos constantemente.


JODHPUR 

Es conocida como la "ciudad azul" porque sus casas de forma mayoritaria están pintadas de azul índigo porque esa pintura les sirve para refrescarlas y además espanta a los mosquitos.

Dónde dormir

Dormimos en el hotel Madho Vilas, muy correcto.

Qué ver y qué hacer
PUSHKAR 

Dónde comer

Como curiosidad, destacar que en este pueblo hay un restaurante metido en un piso de una escalera laberíntica que se llama Casa Laura, que es de una chica catalana, casada con un hindú (ahora separada), donde él se ha quedado con el negocio. La particularidad radica en que en su menú hay gazpacho y tortilla de patatas, algo que probamos y agradecimos después de tantos días de salsas y condimentos. Evidentemente no eran ni el mejor gazpacho de mi vida ni la mejor tortilla, pero eran más que comestibles.

Qué ver y qué hacer
DUDU 

Se trata de una población rural perteneciente al distrito de Jaipur, que no sale en las guías y donde hace unos cuantos años un ingeniero puso en práctica un método bastante simple aparentemente para hacer un uso correcto del agua de los monzones que generara riqueza para sus habitantes.

En ese lugar, como en tantos otros de la India, cuando llueve por los monzones lo hace con tanta fuerza que la tierra no sólo es incapaz de retenerla, sino que arrastra sus nutrientes y la tierra queda yerma. Este ingeniero pensó en levantar en los campos unos muros naturales de 20 o 30 cm. por todo su perímetro, reteniendo el agua suficiente para que empapara la tierra sin enfangarla y la alimentara de manera que pudiera sembrarse sin perder sus nutrientes naturales generando pastos y permitiendo que el agua sobrante saliera de esos campos fluyendo hacia otros campos, llamados ocrams, comunicadas entre sí en forma de 1 a l, permitiendo generar pastos para vacas o búfalos y a la vez mantener un ecosistema rico con una fauna de ardillas, aves, serpientes, etc.. A la vez que se daba esta situación, en el pueblo se establecían graneros abiertos al aire libre donde las aves se alimentan fácilmente sin estropear los cultivos, transportando las semillas, como es su función. Con el fin de mantener al máximo el ecosistema se prohibió la caza de conejos.

Estas medidas han dado sus frutos, aunque su implantación no ha sido fácil. Al principio fue complicado el cambio de hábitos en el trabajo de la tierra de los campesinos que no lo acababan de ver claro, pero con los años se ha conseguido que entre un paisaje seco casi desértico exista ese espacio verde de cultivos que han permitido a sus habitantes el poder explotar con éxito una próspera agricultura y ganadería.

Otro problema añadido fue el qué, en su inicio, el gobierno no veía con buenos ojos esta experiencia llegando incluso a realizar expropiaciones para poner fin a esta iniciativa, aunque cuando lo hicieron ya era tarde pues se encontraron que sus habitantes ya empezaban a ver el resultado positivo de estas ideas y se hicieron fuertes plantando cara y resistiendo a las acometidas gubernamentales hasta el punto que el gobierno hubo de retirar las medidas expropiatorias. Como suele suceder tantas veces y de forma paradójica, al cabo de unos años estas ideas fueron premiadas y puestas de ejemplo como desarrollo sostenible por el propio gobierno.

Con el fin de divulgar estos proyectos, en su casa han montado una experiencia de turismo rural donde explican y forman a cuantos quieren involucrarse. Nosotros dormimos en esa casa y fue muy interesante y enriquecedor el conocer estos proyectos "in situ".

Por la mañana, salí a pasear temprano por el pueblo y pude observar cómo la gente salía a los campos a trabajar y los muchísimos niños del pueblo perfectamente uniformados esperaban el transporte escolar, tractores con un remolque donde subían los chavales para acudir al instituto. Los más pequeños acudían a la escuela del pueblo a la que nos permitieron entrar y verla por dentro, las clases se impartían tanto en sus sencillos barracones como al aire libre. Una experiencia inolvidable.


JAIPUR 

Última ciudad que visitamos del Rahastán. Es una de las ciudades más importantes de la India, donde viven entre seis y siete millones de personas. Le llaman la ciudad rosa porque cuando vinieron los ingleses la pintaron de este color. Es una ciudad muy bulliciosa y con mucho turismo, pero sabe mantener toda la esencia de las ciudades hindús.

Dónde dormir

Dormimos en el Hotel Glitz, un tres estrellas correcto.

Qué ver y qué hacer

FATEHPUR SIKRI 

A unos 40 km. de Agra se encuentra esta ciudad abandonada que fue mandada construir por el musulmán Akbar en el S. XVI.

Cuenta la leyenda que estaba casado con tres esposas, una cristiana, otra hinduista y una tercera musulmana. Le profetizaron que con esta última tendría un hijo, como así fue, y entonces mandó construir una inmensa mezquita y un palacio en esta ciudad. Tardó unos 20 años en su construcción, pero tal vez debido a las sequías fue abandonada totalmente. Hoy, debido a que hay grupos de turistas que se acercan, viene mucha gente a vender cosas de todo tipo y es posible que pernocten y vivan en ella.

Qué ver y qué hacer

VRINDAVAN 

Dónde dormir

Dormimos en el Hotel Ananda Krishna Van, correcto.

Qué ver y qué hacer

La popularidad del lugar se debía a que en este sitio existían en la antigüedad varios bosques donde pasó su juventud Krishná, una de las deidades más importantes y veneradas de la India. Está a 15 Km. de Mathurá, lugar donde nació. Ambas poblaciones están bañadas por el río Iamuna.

Actualmente en esta población se ubica el Templo central y principal de los Hare Krishna, secta que tiene su origen en el hinduismo, aunque se adapta a formalizarse como religión "a medida".

Esta secta fue formulada en 1.966 por un hindú residente en EE.UU. y representa que, a través del mantra "Hare Krishna Hare Hare Are Rama Hare Hare" repetido constantemente durante horas y a través de cantos y bailes se consigue llegar a la sabiduría.

Son célibes, vegetarianos, no fuman, no se drogan (aunque si nos guiamos por las apariencias había algunos que por su estado parecía que habían roto esa regla), y alcanzan el trance a través de los cantos, bailes, la meditación y la repetición constante del mantra.

Después de tanta espiritualidad que fuimos viendo por todo el viaje, los Hare Krishna me decepcionaron un poco.


AGRA 

Hablar de Agra es hacerlo del Taj Mahal. Nosotros llegamos sobre el mediodía y no dormimos en la ciudad, dedicamos la tarde entera a visitar esa maravilla de mausoleo.

Realmente está a la altura de las expectativas creadas, no defrauda lo más mínimo, es impresionante, no resulta extraño que Rabindranath Tagore dijera de él que es como «Una lágrima en la mejilla del tiempo».

Una vez se cruza la puerta de entrada ya nos aparece al fondo en toda su magnificencia y esplendor, separado por unos jardines preciosamente cuidados. A los lados del mausoleo se encuentra la mezquita y la casa de huéspedes. El Taj Mahal es un mausoleo construido en el S. XVII por el emperador musulmán Shah Jahan de la dinastía mogola. Lo levantó en honor de su esposa favorita que murió en el parto de su decimocuarta hija, lo que le da un marcado carácter romántico como ejemplo del amor que le profesaba. Se piensa que para su construcción fueron necesarios unos 20 000 obreros. Se tardó 11 años en la construcción del mausoleo y 25 en total con el resto de construcciones y jardines. Está considerado el más bello ejemplo de arquitectura mogola, estilo que combina elementos de las arquitecturas islámica, persa india e incluso turca. Aunque el mausoleo cubierto por la cúpula de mármol blanco es la parte más conocida, el Taj Mahal es un conjunto amurallado de edificios que ocupa 17 hectáreas y que también incluye una gran mezquita, una casa de invitados y jardines.

El mausoleo está hecho de mármol blanco con incrustaciones de jade, lapislázuli y otras piedras preciosas que están perfectamente ensambladas. Tiene cuatro fachadas idénticas, con esquinas achaflanadas y un arco de 33 m de alto en cada una de ellas, donde con caligrafía en relieve hay escritos versículos del Corán. La precisión de este edificio es tal, que los artesanos que hicieron los relieves utilizaron un truco óptico, que consistía en ir aumentando el tamaño de las letras a medida que aumentaba la distancia, para conseguir que sus dimensiones parecieran idénticas.

La parte central es una gran cúpula que se asienta sobre un tambor y que culmina con una gran aguja de latón. Una característica importante es que de la base de la cúpula hasta la punta tiene más altura que el tambor que la sostiene.

Tiene cuatro minaretes que están ligeramente inclinados hacia afuera con el fin de que si un día, por desgracia cayeran, no lo harían sobre el mausoleo. Otra característica destacable es su perfecta simetría sólo rota porque en su interior están las dos tumbas, si éstas no estuvieran sería totalmente igual la parte derecha que la izquierda desde el centro del edificio.

Si por fuera es tan impresionante, por dentro no impacta tanto, pero lo que sí hay que constatar es el trabajo de precisión en el tallado de las incrustaciones y del mármol, así como de su diseño. En el centro descansan las dos tumbas, la de la esposa y la del emperador. El resto son salas vacías.

Además, el mausoleo está flanqueado por dos edificios simétricos de grandes dimensiones e idénticos: la mezquita al oeste y, al este, la casa de huéspedes, que parece ser que servía de lugar de albergue de peregrinos o reunión para el rezo. Estos edificios están construidos en arenisca roja, lo que contrasta con la blancura del mármol del mausoleo. En 1983, fue reconocido por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad y en 2007 fue designado una de Las Nuevas Siete Maravillas del Mundo Moderno.

A unos 50 o 100 metros del Taj Mahal hay una buena oferta de restaurantes con terraza desde la que se ve el mausoleo y los cambios de tono en el color por el efecto de la luz. Nosotros no nos quedamos a dormir en Agra, sino que antes del atardecer fuimos a una de estas terrazas donde cenamos e hicimos tiempo hasta la salida en tren a Benarés.


BENARÉS 

Cómo llegar y salir

En la India viajar en tren merece capítulos aparte. Nosotros hicimos el viaje entre Agra y Benarés, un trayecto de 14 horas en un compartimento con literas. Al entrar impone un poco el ver que las literas son de tres camas y que los compartimentos no están cerrados. Es más, no hay puerta ya que ese espacio se aprovecha para colocar otra litera. No obstante, son cómodas y se duerme bien en ellas, aunque hay que abrigarse pues ponen el aire acondicionado muy fuerte. A pesar de todo no llegamos más cansados que si hubiera sido un tren occidental.

Qué ver y qué hacer

Una vez instalados en el hotel y después de comer hicimos un paseo a los ghats por el mercado hasta el crematorio y después fuimos en una barcaza a ver el "arti".

El crematorio son piras al aire libre en la orilla del Ganges, donde se efectúa un ritual para quemar los cadáveres. Este ritual consta de los siguientes pasos:

  1. Mojan el cadáver en el Ganges.
  2. Colocan el cuerpo en la pira.
  3. El padre o el hijo mayor va a buscar el fuego que hay en el altar de Vishnu.
  4. Da cinco vueltas simbolizando los cinco elementos (tierra, agua, fuego, aire y éter entendido como etéreo).
  5. Enciende la pira y permanece hasta que se consume y si hay "sobrantes" que no se consumen, los arrojan al río.

Previamente, el padre o el hijo mayor han de bañarse en el Ganges y afeitarse la cabeza.

La madera con que se hace la pira suele llevar, en mayor o menos medida, algo de sándalo.

La incineración se realiza con todos los hinduistas excepto:

A todos ellos, se lleva su cadáver en barca hasta alejarse de la orilla y se les suelta con una piedra atada a fin de que no salgan a la superficie.

El Ganges a su paso por Benarés tiene una ribera muy sucia y está altamente contaminado, pero a pesar de ello, la gente se baña, se lava los dientes, lava la ropa y bebe esa agua, un agua donde se vierten las cenizas y cuerpos de sus muertos.

Junto al crematorio los niños juegan, los animales se comen las flores traídas por los familiares para la incineración y la porquería se deja en la orilla hasta que el río se la trague.

Es una manera de vivir la muerte como un tránsito o como una parte más de la vida, en cualquier caso, muy alejada del concepto occidental.

En los ghats que están ubicados junto a la orilla, por la noche se hace el "Aarti" que es una ceremonia ritual religiosa de culto hindú. Una parte de puja, en la que la luz de mechas empapadas en ghee (mantequilla purificada) o alcanfor se ofrece a uno o más Deidades. Para ello se hace como una base de papel o corteza donde se coloca la mecha encendida y como un barco se deja por las aguas del Ganges.

Lo habíamos visto en otros lugares, pero aquí es "a lo grande". En lugar de estar en las orillas, estamos situados en barcazas y los oficiantes son los que llevan el ceremonial desde fuera.

Esta ciudad no deja a nadie indiferente: sucia, caótica, rara por ser sagrada, pero con un magnetismo fuera de lo común. Es lo que más hace referencia a la India que todos esperamos, lo que más evoca.