UN MUNDO PARA VIAJARLO

El lugar donde compartir tus viajes

Londres e Irlanda, Agosto 2010 (Sergi y Yolanda)

 

Viaje de 22 días a Irlanda y Londres. Volamos a Londres para pasar 4 días allí y luego a Dublín, donde alquilamos un coche para recorrer el país. Irlanda es una isla verde azotada por el viento que se precipita a un bravo mar desde escarpados acantilados.

 

Irlanda es un país muy caro, así que, aunque algunas noches dormimos en bonitos bed&breakfast, nos llevamos la tienda de acampada y nos alojamos en campings. El fuerte viento y las lluvias nos jugaron algunas malas pasadas, pero fue una experiencia dormir en lo alto de un precipicio, expuestos a los elementos de cara al Atlántico. En general, comimos lo que comprabámos en supermercados y cocinábamos o en fast foods.

 

GRAN BRETAÑA

 

LONDRES

 

Cómo llegar y salir

 

Volamos a Londres con Ryanair desde el aeropuerto de Girona al de Luton. Desde allí tomamos el autobús Greenline 757 y bajamos en Baker Street.

 

Para ir a Dublín volamos desde el aeropuerto de Stansted, al cual se puede llegar en tren desde la ciudad y hay descuento de estudiantes.

 

Cómo desplazarse

 

La red de metro de Londres es amplia, con trenes frecuentes y llega a casi todos los puntos de interés. Sin embargo, los trenes son pequeños y un tanto antiguos, además de muy lentos y que se quedaban parados cada dos por tres.

 

Adquirimos el London Pass, que habíamos comprado por internet y recogimos en Piccadilly Circus. Está tarjeta incluye el transporte fuera de las horas punta para tres días (aunque existen bonos para otro número de días), así como la entrada a muchos de los principales lugares turísticos. Para los días en que no la pudimos utilizar, compramos la tarjeta Oyster para que el transporte saliera más barato.

 

Dónde dormir

 

Los días que estuvimos en Londres nos alojamos en el hotel Trinity House, en las afueras, cerca de la parada de metro Blackhorse Road. Es bastante sencillo pero de lo más barato que encontramos por internet.

 

Qué ver y qué hacer

 

  • Torre de Londres

Fortaleza histórica a orillas del río Támesis, conocida por su uso como cárcel y las crudas historias de sus prisioneros. En el centro está la Torre Blanca, en el interior de la cual hay una exposición de armas y armaduras. En la Jewel House se encuentra la Corona Imperial y toda una colección de lujosas joyas, aunque suele haber enormes colas para entrar. Por los patios hay gran número de cuervos, que disponen de cuidadores ya que se dice que el día que desaparezcan de la torre desaparecerá esta y la monarquía.

La entrada a la Torre de Londres está incluida en el London Pass, y también te evita hacer la cola de entrada.

 

  • Big Ben y Casas del Parlamento

Probablemente el emblema de la ciudad británica, los edificios del Parlamento y la torre del reloj se erigen imponentes al borde del Támesis.

 

  • Tower Bridge

El puente más atractivo de Londres, con sus dos torres y su lujosa estampa cruzando el Támesis. La entrada, gratis con el London Pass, incluye la visita a la sala de máquinas y la ascensión a la pasarela superior, un poco decepcionante ya que está vallada, lo que limita bastante las vistas.

 

  • Palacio de Buckingham

Residencia de la Casa Real, este enorme palacio, no muy bonito por fuera, es utilizado como sede de la colección real de arte y para visitas turísticas. Sin embargo, la entrada es excesivamente cara.

 

  • Abadía de Westminster

Esta iglesia gótica anglicana, situada al lado del Palacio del mismo nombre, es la sede de las coronaciones y entierros de los monarcas británicos. Destaca en su interior las tumbas de Isaac Newton y Charles Darwin, dos de los mejores científicos de la historia.

 

  • St Paul’s Cathedral

Construida sobre las ruinas de la antigua catedral, destruida por el Gran Incendio, esta catedral ha sido escenario de importantes acontecimientos de la historia británica. Tiene la campana más grande de Europa. En el interior, destaca la subida a la cúpula, el coro, el altar mayor y la cripta, donde está enterrado el almirante Nelson.

 

  • British Museum

En este museo hay obras de prácticamente cualquier cultura de la historia de la humanidad, aunque en ocasiones de origen moralmente dudoso. Destacan las colecciones egipcias, la Piedra Rosetta y un pedazo del Partenón.

 

  • National Gallery

Una de las galerías de arte más importantes de Londres y del mundo. Hay miles de cuadros, así que hacer un recorrido con audioguía por una selección de ellos es la mejor opción. Destacan "Los Girasoles" de Van Gogh, "La Venus del Espejo" de Velázquez, "El matrimonio Arnolfini" de Van Eyck y otras obras de Leonardo, Van Dick, Vermeer, Picasso, Monet...

 

  • Wimbledon (All England Club)

Gran atracción para los aficionados al tenis, para visitar este histórico club es recomendable reservar con antelación. La entrada al circuito normal está incluída en el London Pass. Durante el tour guiado, pasamos por las pistas 17 y 18 (donde se jugó el partido más largo de la historia entre Isner y Mahut), la ladera donde se pone una pantalla gigante durante el torneo, la pista 1, la central y la sala de prensa. Después visitamos por libre el museo, que no es muy grande. Hay una parte antigua, donde se habla de la historia del tenis y de las primeras ediciones del torneo. Allí destaca el primer trofeo de Wimbledon y algunas raquetas y carteles. En la parte moderna, hay vestimenta firmada de varios tenistas y trofeos actuales, además de algunos juegos y aplicaciones interactivas.

 

  • Hyde Park, Jardines de Kensington, Albert memorial y Royal Albert Hall

El Hyde Park es uno de los parques más grandes de Londres, dividido en dos por el lago Serpentine. Entramos desde los jardines de Kensington, donde vimos el monumento Albert Memorial y el Royal Albert Hall. Por los parques, se pueden ver ardillas correteando.

 

  • Regent’s Park y Zoo

El Regent's Park es el parque que más nos gustó, lleno de flores, fuentes y ardillas. En su interior está el zoo. La visita estuvo bien, destacando algunos recintos donde los animales están en "semilibertad", tú pasas por medio y los animales (pequeños monos o pájaros) están sueltos.

 

  • Saint Jame’s Park

El más antiguo de los Parques Reales de la ciudad, situado en la zona de Westminster y al estilo de los parques londinenses.

 

  • Monument

Columna de 61 m de altura y 311 escalones, monumeto al Gran Incendio de Londres. Se sube por una curiosa escalera de caracol y desde arriba, aunque hay una valla, se pueden tener bastantes buenas vistas. La entrada está incluída en el London Pass y al bajar te dan un documento acreditativo de que has subido.

 

  • Museo de Historia Natural

Este museo es muy grande y, como nosotros teníamos muy poco tiempo, fuimos directamente a lo que más nos interesaba. Vimos esqueletos y reproducciones muy logradas de dinosaurios, animales disecados, una ballena azul a escala, fósiles, una exposición de artrópodos y un simulador de terremotos.

 

  • HMS Belfast

Antiguo buque de guerra anclado en el Támesis, que actualmente funciona como museo.

 

  • London Bridge

Puente más antiguo de la ciudad. Sencillo, pero mítico.

 

  • London Eye

Famosa noria a orillas del Támesis, con buenas vistas de la ciudad aunque con un precio por cinco minutos de viaje como si fuera para toda una vida.

 

  • Crucero por el Támesis

Desde diversos puntos del Támesis, se puede embarcar en uno de estos cruceros. El precio es muy alto pero está incluído en el London Pass. Nosotros cogimos el barco a la salida del metro de Westminster. Desde la parte de arriba de la embarcación, pudimos ver los distintos puntos de interés por los que pasábamos: el London Eye, el Big Ben y las Casas del Parlamento, el London Bridge, la Torre de Londres y el Tower Bridge.

 

 

STONEHENGE

 

Si no se dispone de coche, una buena y económica opción es contratar una excursión desde Londres, que incluye el transporte en autocar ida y vuelta y la entrada con audioguía. Está cerca de Amesbury, a unos 15 km al norte de Salisbury, y se tarda unas dos horas en llegar.

 

Este circulo megalítico, situado en medio de ninguna parte, es un espectacular testimonio del Neolítico y resulta muy evocador. La visita se realiza por un camino marcado y hay que mantenerse a una cierta distancia de las piedras.

 

IRLANDA

 

Dónde dormir

 

-Camping Lough Ennell, Mullingar. Es muy amplio y agradable y se puede plantar la tienda al lado del coche. Desde aquí visitamos Clonmacnoise, Longford, el lago Gowna, el dolmen de Aughcliffes, Bru na Boinne y el castillo de Trim.

 

-Camping Glenmore, a las afueras de Ballycastle (Irlanda del Norte). El lugar es precioso, con vistas al Atlántico, lo malo es que está muy expuesto y hace mucho frío. Aconsejamos acampar como todo el mundo en la parte de abajo, más recogida, y no arriba como nosotros el primer día, puesto que por la noche, con el vendaval y la tormenta, se nos cayó la tienda encima. Desde aquí vimos la Calzada del Gigante, Carrick-a-Rede y la isla de Rathlin. De camino a Lough Key, pasamos por Glenn Gesh Pass y Slieve League.

 

-Camping Lough Key, dentro del bosque del mismo nombre. Si llegas a una hora en que recepción está cerrada, puedes acampar y pagar al día siguiente, parece ser algo normal. La zona de tiendas está muy bien, hay muchos árboles y está perfectamente resguardado. Realizamos la Lough Key Experience. De camino a Connemara, pasamos por Leenane, donde se encuentra el único fiordo de Irlanda.

 

-Mountainside B&B, a 500 m de la entrada al Connemara Nacional Park. Se trata de una bonita casa de montaña. La habitación no tenía baño, pero estaba justo al lado y no había nadie en las habitaciones cercanas, y nos rebajaron el precio. Aunque seguía siendo mucho más caro que los campings, era imposible encontrar algo más barato en la zona.

 

-Corofin Village Camping & Hostel, Corofin. Se trata de una casita en cuyo jardín se puede acampar. Es muy agradable, está resguardado del viento y además hay derecho a cocina. Desde este pueblo se puede ir a las islas Aran, a los acantilados de Moher, a los paisajes lunares del Burren y a las cuevas de Doolin.

 

-Camping Fossa, a 5 km de Killarney. Era algo más caro que normalmente y nos costó mucho clavar la tienda porque había muchas piedras en el suelo. Desde aquí exploramos el Ring of Kerry y el Killarney National Park.

 

-Glengariff Caravan & Camping Park, Glengariff. Pequeño camping desde donde se puede recorrer la península de Beara.

 

-Marguerite B&B, cerca de Unionhall. Dormimos en una habitación amplia e impecable en una casita preciosa, que bien mereció estirar el presupuesto. Desde allí, fuimos a hacer la excursión en barco para buscar ballenas y visitamos el pueblo de Clonakilty y el círculo megalítico de Dromberg, cerca de Glandore.

 

En la localidad de Naas, a menos de una hora de Dublín, nos alojamos en Avondale B&B regentado por un auténtico irlandés. Incluía un abundante “Irish breakfast”.

 

PUNTOS DE INTERÉS

 

DUBLÍN

 

Cómo llegar y salir

 

Volamos desde el aeropuerto de Stansted de Londres con Ryanair, con un retraso nada más y nada menos que de 9 horas (de la 13 a las 22), que nos hizo tener que dormir en el coche porque los campings ya estaban cerrados. La única compensación fue 3 míseras libras con las que no te puedes comprar nada en un aeropuerto.

 

Al llegar al aeropuerto de Dublín, fuimos al mostrador de Europcar, para recoger el coche que habíamos alquilado por internet.

 

Dónde dormir

 

Travelodge Phoenix Park, un hotel a las afueras que contratamos por internet. Está al lado de la autopista y se puede ir en autobús al centro de la ciudad.

 

Qué ver y qué hacer

 

  • Trinity College

Primera universidad de Irlanda, que data del año 1592. Se entra al patio, rodeado de edificios característicos.

 

En la primera parte de la visita hay unas salas con exposiciones sobre diversos manuscritos, un código que utilizaban para escribir en las piedras y un interesante vídeo que muestra cómo se decoraban las letras capitales. En una de las salas está expuesto el longevo Book of Kells, de principios del siglo IX, y otros antiguos manuscritos.

 

Subiendo por unas escaleras se llega al Long Hall, la estancia más famosa del Trinity College, debido a que es donde se encuentra la biblioteca. La sala parece sacada de una película: techos altos con forma de bóveda, rodeada por bustos de autores clásicos y estanterías llenas de libros antiguos que van desde el suelo hasta lo más alto. En su interior alberga distintas exposiciones, de las que destaca el arpa más antigua de Irlanda.

 

El Trinity es una visita imprescindible, probablemente la mejor de Dublin, pero te sientes estrangulado por la maquinaria que tienen montada para sangrar al turista: abusivo precio de entrada, imposibilidad de hacer fotos en la biblioteca (si quieres las tienes que comprar), petición de donaciones para la conservación...más rendimiento económico no se le puede sacar.

 

  • Dublin Castle

Palacio situado en medio de la ciudad. La parte más antigua que queda en pie es su torre del siglo XII, el resto parece moderno. Si bien puede ser una buena visita, no rivaliza con otros castillos que se pueden ver en otros lugares de la isla.

 

  • Ayuntamiento

Construido en la segunda mitad del siglo XVIII para albergar la Bolsa. En su interior hay distintas exposiciones entre las que destaca una sobre la historia de la ciudad.

 

  • Christ Church Cathedral

La más antigua de las dos catedrales de la ciudad data del siglo X, cuando fue construida en madera por los vikingos. En el siglo XII fue ampliada y reconstruida en piedra.

 

En la nave sur destaca el monumento funerario a Strongbow y en el crucero sur está la tumba barroca del decimonoveno conde de Kildare.

 

Se puede descender a la cripta, un inmenso espacio con arcos, coetáneo de la primitiva iglesia vikinga. Como curiosidad, se pueden ver los restos momificados de un gato y un ratón que quedaron atrapados en uno de los tubos del órgano.

 

  • St Patrick’s Cathedral

Se dice que fue aquí donde San Patricio bautizaba a los paganos sumergiéndolos en las aguas de un pozo. Aunque ya existía una iglesia en el siglo V, el edificio actual data de finales del XII o principios del XIII.

 

En su interior alberga las tumbas de Jonathan Swift y su compañera y un busto del escritor. También hay un enorme monumento a Boyle decorado con efigies de los miembros de la familia. Destaca el de Robert Boyle, famoso físico y químico autor de la ley de los gases que lleva su nombre.

 

  • Ha’penny Bridge

Puente peatonal construido en 1816 que debe su nombre a un peaje de medio penique que antiguamente se pagaba para cruzarlo.

 

  • Estatua de Molly Malone

Pequeña estatua que homenajea a la protagonista de una canción popular irlandesa.

 

  • Casa natal de Oscar Wilde y estatua en Merrion Square

Frente al tranquilo y agradable parque de Merrion Square se encuentra la casa natal de Oscar Wilde. Actualmente alberga un pequeño museo del escritor. Justo enfrente hay una estatua del escritor con una media sonrisa burlona, decorada con muchas de las famosas citas de Wilde.

 

  • Museo de Historia Natural

Este museo está dividido en dos partes. En la planta de abajo hay animales de Irlanda y en la de arriba mamíferos del mundo. Ambas plantas están llenas de animales disecados y la visita, aunque interesante, resulta algo monónota.

 

  • Parque St Stephen’s Green

Este tranquilo parque, es muy agradable para pasear entre las sombras de los árboles, las extensiones de hierba y los lagos. El parque está salpicado por bustos de personajes célebres, como James Joyce.

 

 

CLONMACNOISE

 

Clonmacnoise es un conjunto monástico fundado en el siglo VI pero la mayor parte de construcciones que se conservan datan de los siglos X o XI.

 

Hay un centro de visitantes que es un pequeño museo donde se explica brevemente la historia del monasterio y donde se encuentran las grandes cruces de piedra originales (la del Norte, la del Sur y la de las Escrituras). En el exterior hay un amplio recinto salpicado de cruces celtas tradicionales entre las cuales se alzan pequeños templos, la catedral y otras construcciones. Alrededor se erige una muralla con restos de torres bien conservadas. Atravesando el cementerio se llega a la Nun's Church, una pequeña iglesia de la que destacan sus arcos románicos muy detallados con pequeñísimas y cuidadas tallas.

 

A la entrada hay un parking pero cuando nosotros llegamos estaba lleno y tuvimos que aparcar a un lado de la carretera.

 

La entrada de estudiantes es muy económica.

 

 

LONGFORD

 

Pueblo alrededor del cual hay una turbera (terreno pantanoso) y una calzada de madera que data de la Edad de Hierro, aunque ambas son difíciles de encontrar.

 

 

LAGO GOWNA

 

Gran y bonito lago cerca de los pueblos de Longford y Aughcliffes.

 

 

DOLMEN DE AUGHCLIFFES

 

Uno de los dólmenes más bonitos de Irlanda, aunque muy muy difícil de encontrar. En el pueblo de Aughcliffes, encontramos medio escondidas unas indicaciones que indicaban el dolmen a través de un sendero. Un poco más adelante había una valla cerrada, pero unos lugareños nos indicaron que la podíamos abrir o saltar, que por allí pasaba mucha gente. Llegamos a unos campos de pasto rodeados por una alambrada y no sabíamos por donde seguir, aunque al final encontramos una pequeña puertecilla al otro lado de campo. Bajando por un camino, por fin llegamos al dolmen.

 

El dolmen está muy bien conservado, y sus piedras mantienen un fascinante equilibrio, pero es incompresible como lo tienen allí escondido y no intentan sacarle ningún provecho turístico.

 

 

BRU NA BOINNE

Para visitar esta necrópolis prehistórica hay que dirigirse al centro de visitantes, donde se compran los tickets y desde donde se organizan los tours para visitar ambos complejos. Esta es la única manera de visitarlos. En el centro de visitantes hay un pequeño museo, donde puedes esperar mientras llega el autobús que llevará a tu grupo hasta los yacimientos. A la salida del museo, se toma una pasarela que cruza el río Boinne hasta la pequeña estación de autobuses.

 

  • Knowth

Son unas construcciones funerarias consistentes en unos montículos de piedra cubiertos de hierba. Fue construído hace 5000 años por los primeros granjeros de la zona y más tarde fue conquistado por varios pueblos, como los vikingos o los normandos. Dimos la vuelta al montículo grande central, rodeado por 17 montículos más pequeños, viendo los dibujos grabados en las rocas de la base. Después entramos por un estrecho pasillo a una sala en el interior del montículo. Había allí dos de los pasillos corredores más largos de Europa, de 40 y 34 m, a los cuales no es posible acceder. Finalmente, subimos a lo alto del montículo, desde donde había espectaculares vistas de todo el valle y se avistaba el yacimiento de Newgrange. Entendimos por qué se habían establecido aquí tantos pueblos, es un lugar de control, defensa y vigilancia sobre toda la zona. Citando a nuestro guía, "Cada vez que miro al río Boinne, espero ver aparecer 60 barcos vikingos".

 

  • Newgrange

Construcción parecida a la de Knowth, pero un poco más pequeña y con una especie de muralla de piedras de cuarzo en la base. A la entrada hay una gran piedra curiosamente decorada. Se duda si los motivos representan temas astronómicos o geográficos.

 

Entramos en el montículo por un bajo y estrecho pasadizo, tanto que había que ir agachado y pasar casi de lado. Llegamos a la cámara funeraria, alrededor de la cual había tres pequeñas estancias. Allí no se enterraba ni incineraba a nadie, quemaban los cuerpos y realizaban las ceremonias fuera y después el sacerdote llevaba las cenizas al interior, para dejarlas allí hasta el siguiente solsticio, momento en que las tiraban al río. El techo de la cámara está construido piedra a piedra de forma circular y se conserva tal y como se construyó, hace más de 5000 años. El día de solsticio de invierno se produce un mágico fenómeno. La cámara está construída dos metros por encima del nivel de la puerta de entrada, de manera que permanece a oscuras todo el año excepto unos minutos el día del solsticio, cuando, al amanecer, un rayo de luz penetra por la puerta y cruza la cámara, creando un fascinante y misterioso efecto. Durante la visita, se recrea este efecto con luz artificial.

 

 

CASTILLO DE TRIM

 

Las entradas de estudiante son muy baratas y se puede visitar el recinto o tomar una de las visitas guiadas para subir a la torre.

 

En el castillo, destaca la torre del homenaje, que se conserva en pie, y las murallas y alguna otra torre en un estado de conservación aceptable.

 

 

IRLANDA DEL NORTE

 

CALZADA DEL GIGANTE (GIANT’S CAUSEWAY)

 

El parking es extremadamente caro y hay pocas alternativas. Nosotros llegamos a última hora de la tarde y no pagamos el ticket y no pasó nada, aunque no sabemos si tuvimos suerte o es habitual.

 

Bajamos por un camino y a unos 800 m nos topamos con estas extraordinarias formaciones de basalto. Durante un tramo, hay miles de columnas hexagonales, que conforman la llamada Calzada del Gigante. Aunque su origen es volcánico, debe su nombre a una leyenda que dice que fue construida por un gigante. Se puede subir y caminar sobre las columnas.

 

 

CARRICK-A-REDE

 

El parking era gratuíto pero la entrada excesiva. Al entrar, se empieza por un bonito paseo de unos 20 minutos hasta el puente de cuerda. El camino iba por la ladera de la montaña, con espectaculares vistas a acantilados y la isla de Rathlin. Al llegar al puente, hay que hacer cola para poder pasar al otro lado. Este puente colgante está suspendido a varios metros de altura sobre el mar y une Irlanda del Norte con una pequeña isla.

 

 

ISLA DE RATHLIN

 

Cómo llegar y salir

 

Desde Ballycastle, salen ferrys que en menos de media hora llegan a la isla.

 

Qué ver y qué hacer

 

Cerca del puerto hay una oficina de turismo donde un tipo muy simpático nos informó que los frailecillos (puffins) ya habían emigrado pero nos indicó donde se podían ver focas.

 

En Mill Bay se pueden ver muy cerca focas sobre las rocas o nadando.

 

Se pueden alquilar bicicletas, pero nosotros fuimos a pie hasta el faro del este, lugar famoso porque desde aquí Marconi hizo la primera comunicación comercial por radio para demostrar la viabilidad de este método. Durante la excursión, se tienen muy buenas vistas de los paisajes de esta verda y entrañable isla.

 

 

IRLANDA

 

GLENGESH PASS

 

Paso de montaña con un bello paisaje. La carretera serpentea por la ladera de la montaña mientras se puede ver el valle surcado por múltiples riachuelos. Al llegar arriba, se puede parar en un mirador.

 

 

SLIEVE LEAGUE

 

A los acantilados más altos de Europa, de 600 metros, se llega por una serpenteante carretera con la montaña a un lado y una espeluznante caída sobre el océano al otro. Cuando se llega arriba hay que dejar el coche en el aparcamiento y continuara pie, soportando el fuerte viento, hasta el mirador. Las vistas son espectaculares, imponentes barrancos con recónditas calas y cuevas en su base.

 

 

LOUGH KEY

 

En este parque en medio del bosque se puede realizar la Lough Key Experience. Con una audioguía, se va recorriendo la antigua mansión de una familia aristocrática y sus alrededores, visitando los túneles subterráneos, las distintas estancias y una torre desde la que se tienen unas estupendas vistas del parque y del lago. Posteriormente se recorre una pasarela por la copa de los árboles.

 

En el cercano pueblo de Boyle se puede ver la abadía y la King House.

 

 

FIORDO DE LEENANE

 

Cerca de Connemara se encuentra el único fiordo de Irlanda. No hay mucho que hacer pero bien merece una parada junto a la carretera para poder apreciarlo.

 

 

CONNEMARA NATIONAL PARK

 

Desde la entrada junto a la carretera hay medio kilómetro al Centro de Visitantes. En el parque hay numerosos senderos por los que caminar y excursiones posibles para hacer. La primera tarde caminamos por el Ellis Wood Nature Trail, un corto pero agradable paseo por el bosque junto a un riachuelo con saltos de agua.

 

El segundo día hicimos la excursión más larga de las que proponen en el Centro de Visitantes, ascendiendo al Diamond Hill. Al principio se pasa por un camino que cruza una turbera. Una turbera es un terreno pantanoso, con una vegetación específica, compuesta 96% de agua y 4% de materia orgánica, que retarda la descomposición. Poco después, el camino se empina y, aunque el Diamond Hill no destaca por su altura, apenas 800 metros, los fuertes vientos y la espesa niebla hacen la ascensión más difícil.

 

 

COROFIN Y LAGO INCHIQUIN

 

Corofin es un pequeño y agradable pueblo que supone una excelente base para visitar los muchos puntos de interés de los alrededores. El Lago Inchiquin, próximo a Corofin no es nada del otro mundo pero su situación entre verdes prados supone la perfecta estampa irlandesa.

 

 

DOOLIN CAVE

 

En esta cueva se encuentra la mayor estalactita del hemisferio norte. Se encuentra cerca del pueblo de Doolin y el acceso está bien señalizado. La única manera de visitarla es uniéndose a una de las visitas guiadas que salen continuamente.

 

Se entra por una pequeña puerta y se baja por unas escaleras hasta una profundidad de 70 metros. Se cruza un largo pasillo y al final se puede ver la espectacular estalactita de 7.3 metros. Por un camino contiguo se accede a una estancia inferior desde la que se puede ver la estalactita desde abajo.

 

La cueva también ofrece otros atractivos como riachuelos y lagos de agua cristalina o salas llenas de estalactitas, estalagmitas y columnas.

 

ACANTILADOS DE MOHER

 

Estas paredes de piedra que se precipitan de forma casi vertical sobre el mar, constituyen una de las fotos más habituales de Irlanda.

 

En la entrada hay un parking en el que cobran una abusiva entrada. Se puede evitar si se aparca junto a la carretera en las proximidades de los acantilados.

 

No se puede dudar de la espectacularidad de estos acantilados pero la gran cantidad de turistas le quitan el encanto salvaje que debieron tener antaño. La visita transcurre por unos caminos señalizados en ambos sentidos. Por uno de ellos te alejas para tener una buena panorámica mientras que por el otro te sitúas prácticamente encima de ellos.

 

 

BURREN Y DOLMEN DE POULNABRONE

 

Desde Ballyvaughan salen varias carreteras que cruzan el típico paisaje del Burren. Unas características extensiones lunares de piedra gris con grandes grietas. Es una muy buena experiencia caminar y caminar por allí hasta el horizonte disfrutando de este insólito paisaje.

 

En la misma carretera está el dolmen de Poulnabrone. Es un monumento funerario y contiene las cenizas de treinta y tres personas.

 

 

ISLAS ARAN (INISHEER)

 

Cómo llegar y desplazarse

 

Los barcos a las islas Aran salen desde el puerto de Doolin regularmente.

 

Una buena manera de recorrer la isla es en bicicleta, para llegar más rápidamente a todos los rincones. Nada más bajar del barco, se encuentran locales donde alquilarlas. Sin embargo, hay bastantes subidas y bajadas y caminos llenos de piedra que dificultan el trayecto, además de muchos insectos. La alternativa es caminar, que, aunque quizá no se llega a todo, permite disfrutar igualmente del paisaje.

 

Qué ver y qué hacer

 

El pueblo principal es un pequeño grupo de casas desperdigadas con un pub y alguna pequeña tienda. Desde allí se puede bajar a la playa o subir hasta un castillo derruido desde el que se tienen muy buenas vistas de toda la isla.

 

Cerca de la costa hay un gran navío que naufragó y el mar empujó tierra adentro. El barco está oxidado pero el esqueleto se conserva prácticamente intacto y te puedes acercar a ver el interior a través de unos agujeros en el casco.

 

El interior es muy verde y está dividido por pequeños muros de piedra típicos de estas islas. Otra de las principales atracciones de la isla es un faro que se puede ver pero no se puede acceder ya que el camino está cortado y se encuentra en una propiedad privada.

 

 

RING OF KERRY

 

  • Killorglin

Pueblo típico de la zona en el que destaca el puente de piedra de ocho arcos y la estatua del rey Puck, una cabra.

 

  • Glenbeigh

Cerca de este pueblo hay un espléndido mirador desde el que se ve la Península de Dingle y la lengua de arena de Inch.

 

  • Caherciveen

Aquí hay un antiguo cuartel de la Policía Real Irlandesa, el Barracks Heritage Center, que cuando fue reconstruido, sus planos se mezclaron con los de otros cuarteles en India. El resultado fue un edificio blanco un tanto extraño.

 

  • Ballycarbery Castle y fuertes de piedra

Tras pasar por una valla de pinchos, se llega a un prado donde está el castillo. La construcción, aunque está en ruinas, conserva algunas habitaciones, y se conserva su estructura original, de planta rectangular.

 

Cerca de allí hay dos fuertes de piedra. En el más pequeño de ellos, de los siglos IX-X, se ven los muros de cuatro casas y unos pasadizos subterráneos que llevan a unas habitaciones dentro de las paredes. En el otro, hay una estancia circular en el centro y se puede subir a los muros, desde donde se puede disfrutar de unas magníficas vistas.

 

  • Skelling Ring e isla de Valentia

Desde Portmagee se puede entrar en el Skelling Ring y por un puente se llega a la isla Valentia. Las principales ciudades son Chapeltown y Knightstown. La isla es una zona montañosa y boscosa, típica de Irlanda, y con flores silvestres de vivos colores. Se pueden ver el Fogher Cliff y el monte Geokaun. Al llegar allí, hay que pagar para entrar.

 

  • Waterville

El principal atractivo de este pueblo costero de casitas de colores es que aquí veraneaba Charles Chaplin con asiduidad. Hay una estatua muy conseguida en su honor.

 

  • Staigue Fort

Cerca del pueblo de Castlecove, por una carretera que se va estrechando, está el Staigue Fort, un fuerte de la Edad de Hierro, siglo III-IV. Tiene unos escalones para subir al grueso muro.

 

  • Kenmare

En este pueblo hay un círculo de 15 piedras megalítico de 5000 años de antigüedad.

 

 

KILLARNEY NATIONAL PARK

 

  • Ladies View

Bonito mirador con vistas a los lagos y las montañas, que debe su nombre a que era muy apreciado por las damas de compañía de la reina Victoria.

 

  • Puente de Galway

Puente de piedra que cruza el río al lado del Ladies View.

 

  • Cascadas de Torc

Cascadas de varios niveles, que se pueden visitar siguiendo una ruta circular de una hora en que se pasa por los bosques circundantes.

 

  • Abadía de Muckross

Aunque a primera vista parece en mal estado, al entrar se puede comprobar que las estancias están delimitadas y en buen estado de conservación. Se puede ver el claustro, el cementerio y subir a las estancias superiores.

 

  • Casa de Muckross

Antigua mansión de aspecto lúgubre que actualmente se puede visitar. Está situada en medio del parque, rodeada de bosques y lagos.

 

  • Ross Castle

Este castillo, del siglo XV, se compone de una sola torre rodeada por murallas.

 

  • Mina de cobre de la Edad de Bronce

Desde el Ross Castle, sale una senda que conduce a una antigua mina de cobre. El camino va por el bosque y al final hay unos paneles informativos sobre la historia y funcionamiento de la mina. Allí se pueden ver unos lagos de donde extraían el metal y la antigua entrada a la mina en unas rocas. Resulta interesante ver restos de la actividad humana de hace 4000 años.

 

 

RING OF BEARA

 

  • Círculo de piedra de Derrenataggart

Círculo situado en medio de un prado, de un número impar de piedras verticales de la Edad de Hierro.

 

  • Teleférico a la isla de Dursley

Único teleférico de Irlanda, con capacidad para 6 personas, que viaja a 30 m de altura sobre el nivel del mar.

 

  • Allihies

Pueblo minero en el que se puede visitar una antigua mina de cobre y el museo de la minería. A la salida del pueblo hay un mirador desde el cual se puede ver el mar azul, la costa rocosa y unos pequeños islotes.

 

  • Eyeries

Pintoresco pueblo de casas de colores.

 

  • Ardgroom

Pasada esta aldea, unas señales llevan a otro círculo megalítico. Hay que pasar por encima de las vallas por unas escaleras y cruzar el pantanode la turbera mediante un caminito de piedras. El círculo, de la Edad de Bronce, está compuesto por 9 losas verticales y se conserva en muy buen estado.

 

  • Lauragh

Poco antes del pueblo de Lauragh hay un desvío hacia otro círculo megalítico, que se encuentra a varios kilómetros por una horrible carretera. El círculo es pequeño y se conservan pocas piedras en pie, pero tiene unas vistas espléndidas a las montañas.

 

  • Glengariff

Fuimos al parque Blue Pool, donde había un lugar para avistar focas. Los carteles estaban muy deteriorados. Por unas zonas boscosas se llega a pequeños salientes con vistas al mar. Aunque se supone que hay una de las mayores colonias de focas de Irlanda, no vimos ni una.

 

 

EXCURSIÓN DE AVISTAMIENTO DE BALLENAS

 

En el sur de la isla hay varios pueblos desde donde se realizan excursiones para avistar ballenas y otros mamíferos marinos. Solo salen cuando el tiempo lo permite y muchas de las agencias no tienen sede, se limitan a un barco en el muelle del pueblo.

 

Nosotros fuimos con Collin Barnes, cuyo barco sale desde Reen Pier. Habíamos conseguido la información en la oficina de turismo de Skibberen, y contratamos la excursión por teléfono. Durante la excursión vimos delfines y focas, pero ninguna ballena. Parece ser que no es habitual, sino que simplemente no tuvimos suerte.

 

 

CLONAKILTY

 

Ciudad de nacimiento de Michael Collins, fundador del IRA. Hay una estatua en su honor

 

 

CÍRCULO MEGALÍTICO DE DROMBERG

 

Cerca de Glandore, está este círculo megalítico, en muy buen estado. Había un lugar destinado a cocinar. Metían piedras calientes en agua para calentarla, y esta conservaba la temperatura durante 3 horas, tiempo suficiente para cocer la carne.

 

 

CAHIR CASTLE

 

Situado en medio del pueblo, este castillo del siglo XIII está en muy buen estado de conservación. Se puede caminar por las murallas, subir a las torres y visitar varias estancias. La visita se completa con algunas exposiciones sobre la historia del castillo y una divertida maqueta donde se explica cómo fue asediado por los ingleses.

 

 

CUEVAS DE MICHELSTOWN

 

Se aparca enfrente de una casa, donde se sacan los tickets. Picamos a la puerta y salió una señora, que se encargaba de venderlos. Se sube por un camino hasta la entrada de la cueva y allí hay que esperar al guía para iniciar la visita. Mientras tanto se pueden ver unos carteles sobre la cueva y la historia de la Tierra. Al entrar a la cueva, se baja por unas estrechas escaleras y, después de caminar por un pasadizo, se llega a una gran sala donde se pueden ver cortinas de calcio hechas por el agua y un gran número de estalactitas. También hay figuras que el agua ha dibujado caprichosamente en las paredes, como un elefante, un viejo, Elvis Presley o la Estatua de la Libertad. En otra sala, había una enorme columna, la más antigua de Europa, así como otras formaciones esculpidas por el agua, como la Casa o la Medusa. Hay túneles que los ríos subterráneos habían excavado en la roca.

 

 

ROCK OF CASHEL

 

Se encuentra en la ciudad del mismo nombre. Al entrar, se llega al Hall of the Vicars Choral, donde hay hachas de la Edad de Bronce y la St. Patrick's Cross, del siglo II. En la planta superior, hay mobiliario antiguo, un tapiz y un trabajado techo de madera de roble.

 

La catedral data del siglo XIII y destacan los arcos, los pilares y capiteles y unas pequeñas cabezas de piedra esculpidas en lo alto de estos.

 

El edificio más antiguo del complejo es la torre circular, que data de los siglos XI-XII. Mide 28 m y la puerta de entrada está a 3,5 m de altura.

 

La Comarc's Chapel es, probablemente, la primera iglesia románica de Irlanda y destaca porque está ricamente decorada, con pinturas en las paredes y en la bóveda, pero están muy desgastadas.

 

 

KILKEA

 

Pueblo natal de Ernest Shackleton, aunque no hay nada que lo identifique. La zona es muy bonita, cuando la luz del atardecer cae sobre los campos de trigo.