Follow @UMPViajarlo

Flag Counter
Tweets por el @UMPViajarlo.  

UN MUNDO
PARA VIAJARLO
El lugar donde compartir tus viajes   

Catalana    Inglesa
                       
INICIO
¿QUIÉNES SOMOS?
CATALUNYA
ESPAÑA
EUROPA
ÁFRICA
AMÉRICA
ASIA
OCEANÍA
CONTACTO

Pacífico Sur, Agosto 2019  (Sergi, Yolanda y Marta)

Viaje de cinco semanas por Oceanía. Un viaje de contrastes, ya que, en pocas horas, pasamos del frío de las montañas de Nueva Zelanda al calor de las playas de la Polinesia. Fueron tres semanas recorriendo en coche de alquiler las islas norte y sur de Nueva Zelanda. Fascinante país, con montañas, glaciares, volcanes, lagos de agua caliente y otras irresistibles maravillas. Después de un breve crucero por remotas islas de Fiji, la parte final del viaje la pasamos en Samoa, un país pequeño y perdido en el Pacífico, pero fascinante.

NUEVA ZELANDA

1.Rotorua y alrededores
2.Taupo
3.Tongariro National Park
4.Waitomo y alrededores
5.New Plymouth
6.Monte Taranaki
7.Wellington
8.Cape Palliser
9.Kaikoura
10.Christchurch
11.Hokitika y Pancake Rocks (Punakaiki)
12.Glaciares Franz Josef y Fox
13.Arthur's Pass
14.Wanaka
15.Queenstown
16.Auckland

FIJI

17.Nadi
18.Crucero por las Islas Mamanuca

SAMOA

19.Apia
20.Alrededores de Apia
21.Savai'i
22.Lalomanu y alrededores

NUEVA ZELANDA

Cómo desplazarse

Alquilamos un coche para recorrer tanto la Isla Norte como la Isla Sur y creemos que es imprescindible para visitar la mayor parte de los lugares de interés del país. Hay que tener en cuenta que, aunque haya algunas autopistas, las carreteras no son buenas y los desplazamientos son largos. Por otro lado, si se va en invierno, también hay que tener presente que las condiciones climatológicas pueden obligar a cerrar algunas carreteras y, en numerosas ocasiones, no existen carreteras alternativas. Por eso, antes de realizar cualquier trayecto conviene comprobar el estado de las carreteras en esta web: https://www.journeys.nzta.govt.nz/traffic

Otro tema a tener en cuenta es que en Nueva Zelanda se conduce por la izquierda y con el volante a la derecha. Esto puede asustar a quien no lo ha hecho nunca, pero no hay que preocuparse, en cuanto se lleva un día conduciendo parece que lo has hecho así toda la vida.

Dicho esto, aunque haya que tomar las precauciones necesarias, conducir por Nueva Zelanda es precioso, por los espectaculares paisajes que se encuentran: desde montañas, costa, ríos y lagos hasta infinitos prados en los que pastan las clásicas ovejas (se dice que Nueva Zelanda tiene más ovejas que habitantes), pero también vacas, caballos y otras especies de ganadería más curiosas como pavos, ciervos o llamas.

Para cruzar de la Isla Norte a la Isla Sur, hay que tomar el ferry de Wellington a Picton. Solo existen dos compañías que cubren el trayecto: Bluebridge e Interisland. Nosotros reservamos unos meses antes el ferry con la compañía Bluebridge. Si se reserva con antelación, suele haber ofertas por internet. Es posible cruzar con coche en el ferry, pero muchas compañías no lo permiten. En general, las compañías de bajo coste te dan un solo coche para ambas islas y cruzas con él el ferry (lo cual es muy caro), mientras que las principales empresas de alquiler (como Hertz, Avis o Europcar) te dan un coche para la Isla Norte, que tienes que devolver en Wellington, y luego te tienen preparado otro en Picton (la ciudad de la Isla Sur donde llega el ferry). Si se habla con la compañía, incluso es posible devolver el coche en la terminal de ferries de Wellington, no es necesario ir a su oficina. Una vez en Picton, un autobús gratuíto te lleva del ferry a la zona donde están las compañías de alquiler de coches y también la estación de autobuses.

Si tenéis dudas o queréis consejos sobre el ferry o el alquiler de coches, no dudéis en escribirnos (ya nos tocó a nosotros en su momento dedicar un montón de tiempo a buscar información sobre estos temas...).

Dónde dormir

Los alojamientos durante nuestro viaje fueron muy variables. En la Isla Norte, reservamos con antelación algunos Airbnb que fueron realmente buenos, mientras que, cuando reservamos algún hostel a última hora en la Isla Sur, la relación calidad-precio fue muy mala.

Dónde comer

En Nueva Zelanda hay muchos lugares de comida internacional y de estilo fast food. Es muy recomendable el fish & chips que se puede encontrar en pequeños locales de take away, así, es fácil comer algo rápido de pasada para no gastar mucho tiempo.

Volver arriba

ISLA NORTE

ROTORUA Y ALREDEDORES 

Dónde dormir

Nos alojamos a través de Airbnb en una espectacular casa de invitados ( 'Garden View'). Se trataba de un amplio apartamento de una habitación con cocina, en el que esttuvimos como en casa. La propietaria, Anne, es un encanto y nos dio buenos consejos sobre los lugares a visitar.

Qué ver y qué hacer

Volver arriba
TAUPO Y ALREDEDORES 

Dónde dormir

El Bob's Hostel no es el mejor alojamiento que encontrarás en tu viaje, pero es más que aceptable y la relación calidad-precio es buena. Nos comentaron que hay un ala del hostel que está justo encima de un pub y las habitaciones de allí son muy ruidosas. Nosotros estuvimos en la otra parte y no hubo ningún problema.

El chico de recepción era muy amable. Los huéspedes tienen acceso a la cocina y el desayuno está incluido, aunque simplemente es ir a la cocina y coger cereales o pan de molde para hacerte unas tostadas, porque no hay mucho más.

Qué ver y qué hacer

Volver arriba
TONGARIRO NATIONAL PARK 

Cómo desplazarse

El Tongariro Alpine Crossing es una de las excursiones de un día más emblemáticas de Nueva Zelanda, pero nosotros fuimos en invierno, cuando todo está cubierto de nieve y las condiciones no son las más adecuadas. En los i-Sites (oficinas de información turística) te pueden facilitar información sobre el estado de las carreteras y caminos, y recomendarte qué se puede ver o hacer.
Una buena manera de visitar la zona es seguir la scenic road 47 desde Turangi hasta National Park Village, desde la cual se tienen vistas a los 3 picos nevados: el Tongariro, el Ngauruhoe y el Ruapehu, el más alto, con 2797 m. Nosotros hicimos este recorrido para ver el Tongariro de camino de Taupo a Waitomo, para lo cual bajamos rodeando el lago Taupo hasta Turangi y allí tomamos la SH-47 hacia el oeste. Aquí se encuentran todos los puntos de interés que detallamos a continuación.

Qué ver y qué hacer

Volver arriba
WAITOMO 

Dónde dormir

Nos alojamos en Nadarra Hideaway, una granja que reservamos por Airbnb, situada a las afueras de la ciudad de Otorohanga. El lugar era muy tranquilo y la familia encantadora. Teníamos dos habitaciones rústicas muy bonitas en la planta superior, y también un pequeño espacio para comer, y derecho a cocina.

Qué ver y qué hacer

Volver arriba
NEW PLYMOUTH 

Dónde dormir y comer

Nos alojamos en un apartamento de Airbnb a pie de calle en un barrio tranquilo al suroeste de la ciudad. Era muy grande y agradable, con dos habitaciones e incluso un billar. Therese, la anfitriona, fue muy amable y nos dio recomendaciones sobre la ciudad.

Cenamos unas pizzas que pedimos para llevar en Pizza Magic Spotwoods. Estaban muy buenas y había ofertas a muy buen precio.

Qué ver y qué hacer

Volver arriba
TARANAKI 

El monte Taranaki, en el centro del Parque Nacional Egmont, es un volcán dormido de 2518 metros de altura, con un perfecto cono.

Cómo llegar y salir

El parque nacional tiene tres accesos: North Egmont, Dawson Falls y East Egmont. En los i-Sites (puntos de información) te pueden indicar las distintas opciones que hay para visitar el parque y realizar excursiones, así como el estado de los caminos y carreteras en invierno. Nosotros entramos primero por el este, por una carretera nada agradable que en la parte final tenía tramos helados, y llegamos a un parking lleno de nieve a los pies del Taranaki. Había indicaciones de algunas rutas y estaciones de esquí. Después bajamos y entramos por el sur, por el acceso de las Dawson Falls. Allí está el Centro de Visitantes de las Dawson Falls, que estaba cerrado, y salían algunas rutas cortas practicables (aunque estuviera nevado) para ver las cascadas o las Wilkie Pools.

Qué ver y qué hacer

Volver arriba
WELLINGTON 

Dónde dormir

Nos alojamos en una enorme casa adosada que reservamos por Airbnb en la zona de Broadmeadows. Parecía la casa de la familia y, con sus dos plantas, se nos quedaba hasta grande. Hacía bastante frío y había un cierto desorden, que hizo que nos costara un poco saber cómo funcionaban algunas cosas en la cocina. Sin embargo, nuestro anfitrión hizo todo lo posible porque nos sintiéramos cómodos en todo momento. Desde la casa, había unas espléndidas vistas de la ciudad y el mar.


Qué ver y qué hacer

Desde Wellington, nos centramos en visitar Cape Palliser y solo nos quedó un rato para visitar el centro de la ciudad.

Volver arriba
CAPE PALLISER 

Cómo llegar y salir

Cape Palliser es un lugar fascinante y remoto, al cual solo se puede llegar con vehículo propio, ya que no hay transporte público. Nosotros fuimos desde Wellington, y nos llevó un día entero la visita, aunque depende de las paradas que se hagan. Hay que ir hasta Martinborough, desde donde todavía queda alrededor de hora y media hasta el faro de Cape Palliser. Al acercarse desde el interior hacia la costa y tomar la carretera que rodea el cabo, hay un brusco cambio de paisaje, y los campos y granjas se tornan en acántilados y puntas de roca que se asoman a un mar embravecido.


Qué ver y qué hacer

ISLA SUR

Volver arriba
KAIKOURA 


Cómo llegar y salir

Kaikoura fue el primer sitio que visitamos en la Isla Sur. Cruzamos esa mañana en el ferry de las 8 desde Wellington a Picton. Una vez en Picton, un autobús gratuíto te lleva del ferry a la zona donde están las compañías de alquiler de coches y también la estación de autobuses.

Desde Picton a Kaikoura hay poco más de 2 horas, aunque cuando te acercas a esta última ciudad muchos tramos de la carretera están en obras, en ocasiones con un sentido cortado y semáforos o trabajadores regulando el tráfico, por el estado en que quedaron con el grave terremoto de hace unos años. Pasa lo mismo si sales de Kaikoura en otra dirección, hacia el sur, también están todavía con trabajos de reconstrucción.


Dónde dormir

Estuvimos alojados en una habitación triple del Dusky Motel, en el centro de Kaikoura, justo al lado de la carretera. El personal es extremadamente simpático, dispuesto a ayudarte en todo lo que necesites. La habitación, en el primer piso, también estaba muy bien, se veía cuidada y bonita. Disponía también de derecho a cocina e incluso un pequeño jacuzzi.


Qué ver y qué hacer

Volver arriba
CHRISTCHURCH 

Dónde dormir

Nos alojamos en las afueras de Christchurch, en una habitación privada en la parte trasera de una casa, que reservamos por Airbnb. Las normas de la casa eran un tanto especiales, pero nuestra estancia fue correcta.

Información

En el i-Site que hay junto el Colegio Mayor de Canterbury son muy amables. Allí te informan de los puntos de interés de Christchurch y de la Península de Akaroa, así como del estado de las carreteras.

Qué ver y qué hacer

LEWIS PASS 

A la gente de ciudad, en ocasiones, nos cuesta entender lo que es un paso de montaña y, más aún, lo que significa en la Isla Sur de Nueva Zelanda. En toda la parte central de la isla hay únicamente tres carreteras que cruzan de este a oeste y todas por pasos de montaña. Esto significa que en invierno hay que estar muy pendientes de la situación de las carreteras y que, en ocasiones, después de una nevada, es obligatorio llevar cadenas o, incluso, podemos encontrar estas carreteras cerradas.

El Lewis Pass está situado a 864 metros de altura y es el paso más al norte de los tres que cruzan la isla. Si hace buen tiempo es una carretera muy pintoresca que cruza atractivos bosques, pero este no fue nuestro caso. La nieve caída durante la noche anterior y la que caía intermitentemente durante todo el día provocó que la carretera estuviese cada vez más nevada y la conducción por el paso fue realmente difícil, especialmente para quienes no están habituados a conducir en estas condiciones.

A modo de ejemplo, nosotros conseguimos cruzar el paso, pero al llegar a la Springs Junction la situación de la carretera empeoró aún más y, en los siguientes kilómetros, vimos en directo cómo se producían dos accidentes antes de que cerrasen la carretera.

Volver arriba
HOKITIKA Y ALREDEDORES 

Dónde dormir y comer

Reservamos una habitación en Drifting Sands B&B, una casa rural con mucho encanto. Todo estaba muy cuidado, desde las habitaciones rústicas hasta el comedor y el salón con chimenea, habitado por dos achuchables gatos. Sin embargo, para ser una opción más cara que la media de alojamientos en los que estuvimos, hacía bastante frío en la habitación y nos sirvieron el desayuno con mucho retraso y a todos los huéspedes juntitos compartiendo mesa.

En Runanga, compramos un fish and chips en un local muy auténtico cercano al Miners' Hall.

Qué ver y qué hacer

Hokitika es una pequeña ciudad costera con mucho que ofrecer al visitante: una espectacular y gratuita gruta con luciérnagas, una preciosa garganta de aguas turquesas o múltiples vestigios de la fiebre del oro. Desde aquí fuimos también a las famosas e imprescindibles Pancake Rocks, aproximadamente una hora al norte.

Volver arriba
GLACIARES FRANZ JOSEF Y FOX 

Dónde dormir

Dormimos una noche en el YHA Franz Josef, en el pequeño pueblo cercano al glaciar, en la zona donde están la mayoría de alojamientos. Escogimos una habitación triple con baño, sencilla pero correcta, aunque bastante cara. Se trata de un hostel enorme, con varias plantas y montón de habitaciones compartidas o privadas. Tiene también una gran cocina compartida para los huéspedes.

Información útil

Las gasolineras que hay en Franz Josef y Fox son exageradamente caras. Además, si se va hacia el sur, no hay ninguna estación de servicio más de aquí a Haast (150 km), por lo que recomendamos llenar el depósito en Hokitika.

Qué ver y qué hacer

HAAST Y ALREDEDORES 

El día que visitamos los glaciares, seguimos conduciendo hacia el sur con idea de pasar noche en Wanaka. Cuando llegamos al pequeño pueblo de Haast, sobre las 17h de la tarde, nos encontramos que la carretera estaba cerrada. Preguntamos a los policías que había junto al corte de la carretera y les dijimos que íbamos a Wanaka. Su respuesta fue tajante: "No, you're not going to Wanaka" ("No, no vais a Wanaka"). El motivo era que había habido un desprendimiento y una enorme roca estaba cortando la carretera y era imposible pasar. Como ya era tarde, no iban a venir a sacarla hasta el día siguiente. Preguntamos qué carretera alternativa podíamos tomar para ir a Wanaka, pero la respuesta nos dejó helados: no había alternativa. Y era cierto, al comprobar el GPS, vimos que no había ni una sola carretera más para seguir hacia el sur. Aunque estábamos a menos de 150 km de Wanaka, la única alternativa era volver sobre nuestros pasos (hacia los glaciares y Hokitika), para cruzar por el Arthur's Pass (un paso de montaña que los últimos días había estado cerrado por la nieve) a la costa este y bajar por allí: un total de...¡más de 900 km y unas 14 horas en coche! Evidentemente, no era factible. Como nos dijeron que era algo relativamente habitual, que ya había pasado otras veces, y que lo más probable es que en cuanto vinieran mañana por la mañana quitarían la roca y se podría abrir la carretera, nos pareció que lo más sensato era hacer noche allí. Nosotros ya teníamos reservados los hoteles para las próximas dos noches, pero lo que más nos preocupaba era que en dos días teníamos que tomar un vuelo en Queenstown (cercano a Wanaka) para volver a Auckland.

Nuestra pesadilla no había hecho más que empezar. Aquella noche, justo cuando nos acabábamos de acostar, empezamos a sentir un temblor en el suelo. Resultó ser un terremoto, y no cualquier terremoto, sino el más fuerte del último año en Nueva Zelanda, de 5.5 en la escala de Richter.

Al día siguiente, fuimos a preguntar si habían podido abrir la carretera. Nos contaron que no había sido posible, porque la roca era enorme, de 12 toneladas, y las máquinas no podían moverla. La solución era dinamitarla, pero resultó que el terremoto de la noche anterior había agrietado las paredes, y no se atrevían a utilizar explosivos en aquellas condiciones, por miedo a ocasionar un derrumbamiento mayor. Por ello, nos dijeron que seguro que la carretera no iba a abrir a lo largo del día, ni probablemente al día siguiente. Dado que estábamos en una situación de urgencia máxima porque íbamos a perder el vuelo, no nos quedó más remedio que comenzar la larguísima jornada para recorrer los más de 900 km hasta Wanaka.

Dónde dormir

El destino quiso que nos quedáramos en el Wilderness Motel Backpackers. No era precisamente nuestro hotel soñado, pero sí el que nos ofrecía un precio más económico, y no estábamos en condiciones de negociar. Este gran alojamiento tiene una zona de "motel", más cara, con habitaciones tipo apartamentos; y un "backpackers", con habitaciones compartidas. Afortunadamente, eran solo de 4 camas y nosotros éramos 3, y a la hora que era ya no lo iban a llenar, por lo que llegamos al acuerdo de que no meterían a nadie más en nuestra habitación. Así, nos tuvimos que conformar con el cutre cuartillo con sus literas, tumbados en las cuales sentimos el terremoto. El internet se pagaba a parte, comprando unos bonos, y encima la conexión iba fatal. Para cenar, tuvimos que comprar algo rápido en el único supermercado del pueblo, antes de que lo cerraran, y cocinarlo en la desgastada cocina compartida del alojamiento.

Qué ver y qué hacer

Volver arriba
ARTHUR'S PASS 

El paso de montaña más alto del país, con sus 900 metros, es uno de los más pintorescos, cruzando el parque nacional del mismo nombre. La primera vez que teníamos que pasarlo, estaba cerrado por la nieve, pero, unos días después, por causas de fuerza mayor, tuvimos que pasar por allí. Afortunadamente, las condiciones más favorables, y pudimos disfrutar de una carretera fascinante, con auténticas masas de nieve que se extendían hasta justo el margen de la carretera y con montañas de 3000 metros como telón de fondo.

Volver arriba
WANAKA Y ALREDEDORES 

Wanaka es una ciudad que tiene dos caras: por un lado, el ajetro y clásico aspecto de pueblo base para acceder a las estaciones de esquí, pero, por el otro, un toque encantador, con su inmenso lago alpino con las montañas nevadas de fondo.

Dónde dormir

Pasamos la noche en el Matterhorn South Lodge, que habíamos reservado por internet. Se trata de un backpackers con una muy mala relación calidad precio. Habíamos reservado una habitación triple, pero era muy cutre y las literas estaban rotas. Debemos decir, sin embargo, que el personal fue muy amable cuando nos comunicamos con ellos y nos facilitó la información para poder hacer el "late check-in", ya que llegamos muy tarde por la noche, después de una larguísima jornada de coche.

Qué ver y qué hacer


ARROWTOWN Y ALREDEDORES 

Qué ver y qué hacer

Volver arriba
QUEENSTOWN 

Dónde dormir

Fue muy difícil encontrar alojamiento en Queenstown, porque era temporada de esquí y todo estaba carísimo. Por ello recomendamos reservar con mucho tiempo si se va a viajar en esta época. Reservamos por internet una habitación triple sin baño en el Black Sheep Backpackers, por la que nos cobraron casi 80€. Además, aplicaban un recargo por pagar con tarjeta, el personal fue bastante desagradable y te obligaban a devolver tú mismo la ropa de cama para devolverte los 20 dólares de fianza.

Dónde comer

Como ciudad de esquí ajetreada, hay muchas tiendas y restaurantes en el centro. Nosotros cenamos en un Domino's Pizza, porque teníamos mucho antojo de pizza. Las pizzas son distintas a las europeas pero también muy sabrosas, y además los precios eran exageradamente baratos: pizzas individuales por 2€ y menús con bebida, postre y acompañante por unos 5€.

Qué ver y qué hacer

Volver arriba
AUCKLAND 

La situación de Wellington en el centro del país y la de Auckland al norte, muy lejos de la Isla Sur son el único motivo para que esta ciudad moderna y cosmopolita no sea la capital del país. Completamente distinta al resto de Nueva Zelanda, Auckland es una ciudad que parece sacada de América del Norte, con su centro de rascacielos, sus locales de ocio y sus amplias zonas residenciales.

Su asentamiento sobre cráteres de volcanes extintos, a los que se puede ir dando un paseo es otro de los puntos fuertes de esta ciudad. Además, su ubicación en la bahía la dota de un paseo marítimo apto tanto para dar una vuelta durante el día como para la vida nocturna. Sin duda, una ciudad que merece la pena visitar.

Dónde dormir

Dónde comer

En Auckland hay restaurantes de todo tipo. Desde fast food hasta restaurantes de lujo y desde cocina europea a oriental, todo el que visite la ciudad encontrará un lugar que se adapte a sus gustos y presupuesto. Os dejamos una lista de algunos de los que probamos.

Hay un tipo de comercio oriental en el que venden comida preparada en fiambreras y te lo puedes llevar al hotel. Es una muy buena opción económica. Si os alojais en la zona de cerca del aeropuerto, nosotros probamos el Lim Fast Food, en la SH 14.

En algunos centros comerciales hay lo que denominan "Food Court". Esto consiste en un gran espacio con mesas, rodeado de distintos puestecillos de comida, de varios lugares del mundo. Así, puedes comprar una cosa en cada sitio y comer allí en medio. Esta es una opción excelente si sois un grupo y no os poneis de acuerdo en lo que comer. Uno de los centros comerciales en el que estuvimos es el Sky World, en Queen Street, en el centro de Auckland. Recomendamos el restaurante de comida malaya, Uncle Man's Express, en especial el roti canai (una especie de pan de pita) con dahl (crema de lentejas con curry) y unos tallarines planos que están en nuestro ranking de los mejores del mundo.

Hay Domino's Pizza por toda la ciudad con muy buenas ofertas. Una opción ideal para comer rápido y barato.

Si os gustan las empanadillas, no dejéis de probar el Nice Dumpling, en Lorne Street, justo delante de las escaleras de la Plaza Khartoum.

Como en toda Nueva Zelanda, abundan los fish & chips. Uno muy bueno es el Penny Fish & Chips Take Away, en Parnell Road, cerca de la Kinder House.

Cómo llegar y desplazarse

Auckland es una ciudad muy grande y los puntos de interés están bastante dispersos, si bien el centro se puede visitar fácilmente a pie. Como el transporte público es muy caro, buscamos por Bookme ofertas en los autobuses turísticos (hop on hop off) y al final nos decantamos por los de la compañía Soaring Kiwi, que son los buses turísticos de color rojo. La otra compañía que hay es Auckland Explorer Bus, de autobuses amarillos. Aunque es un poco más cara y quizá se llena más, también tiene más frecuencia (dos buses por hora en invierno, mientras que en Soaring Kiwi solo uno) y alguna parada más (por ejemplo, en el Monte Edén). Ambos tienen dos plantas (la de arriba, descubierta) y ofrecen comentarios en directo y también auriculares con explicaciones en múltiples idiomas.

Qué ver y qué hacer

DEVONPORT

Devonport es una zona a la que se llega tras un corto trayecto en ferry desde la ciudad. Llena de volcanes, edificios victorianos y de alto estánding, es una buena excursión de medio día o un día desde Auckland.

Los barcos a Devonport se toman desde la terminal de ferrys, en el centro de Auckland, y el trayecto dura solo 12 minutos. Los barcos son muy nuevos y confortables, y desde la cubierta del primer piso hay espléndidas vistas del centro de Auckland desde el mar.

La primera impresión que nos dio Devonport fue que estaba un peldaño por encima de otras zonas residenciales de Auckland. Las casas son más grandes y están más cuidadas, lo que le da un aspecto de nivel.

El ferry te deja en el muelle de Devonport, junto a la playa del mismo nombre. Desde allí, empezamos a subir por la Victoria Rd para explorar los distintos puntos de interés de la zona, principalmente los volcanes y playas:

Volver arriba

FIJI

Cómo llegar y salir

Volamos a Fiji desde Auckland con Fiji Airways y, ciertamente, no recomendamos para nada esta compañía. La historia empezó un mes antes de salir para Nueva Zelanda, cuando recibimos un mail de la compañía diciendo que teníamos que enviar escaneado un documento de identidad con foto y la tarjeta de crédito. Como parecía un fraude, les dijimos que no nos parecía muy seguro enviar la tarjeta de crédito escaneada y, entonces, nos dijeron que con un documento de identidad era suficiente. Tampoco nos parecía muy lógico, pero lo enviamos. A pesar de que insistimos varias veces en que nos confirmaran si todo estaba bien, no obtuvimos respuesta, pero confiamos en que todo se había arreglado.

Al llegar al aeropuerto el día del vuelo, no podíamos hacer el check-in y los empleados de allí no sabían qué era lo que pasaba, nos decían que se veía que estaba hecha la reserva, pero que no aparecía el e-ticket y que desde allí no podían gestionarlo, que había que llamar a la oficina de Fiji Airways. Tras muchos intentos conseguimos contactar con ellos, pero no sacábamos nada en claro, así que le pasamos el teléfono a una de las chicas del aeropuerto. Parece que desde la oficina le dieron instrucciones de que nos pidiera la tarjeta de crédito con la que se había hecho el pago, el pasaporte y que comprobase que nos parecíamos a la foto. Parece que con esto quedaron satisfechos y nos desbloquearon el billete y pudimos volar.

Resumiendo, si encontráis otra compañía para volar, quizá os ahorréis un dolor de cabeza.

NADI 

Cómo desplazarse

Nosotros solo disponíamos de dos días, así que solo nos quedamos en Nadi. Para moverse por allí se puede ir en taxi, son bastante económicos, o en bus. La red de buses urbanos, que conectan el centro de la ciudad con la zona del puerto y alrededores es bastante buena y los habitantes locales siempre están dispuestos a ayudarte con cuál debes tomar.

La mayoría de los hoteles ofrecen servicios de recogida en el aeropuerto. No es una mala opción, aunque el precio es similar al de un taxi. Se pueden coger sin problema justo a la salida de la terminal.

Dónde dormir y comer

La mayoría de los hoteles se encuentran en la zona de Port Denarau, cerca del puerto. Nosotros preferimos alejarnos de esa zona y nos quedamos cerca del aeropuerto. Hay restaurantes por toda la ciudad, para todos los gustos y bolsillos.

Qué ver y qué hacer

Volver arriba
CRUCERO POR LAS MAMANUCA ISLANDS 

Antes de empezar nuestro viaje, estuvimos informándonos sobre las distintas opciones para realizar un crucero. La mayor parte de las agencias ofrecían uno para ir a ver tiburones utilizando el barco público que recorre las islas, pero las opiniones no eran del todo buenas, ya que dicen que está muy masificado y que el trato a los animales es dudoso. Encontramos otra opción, que era la que ofrecía Cruisin Fiji a las Mamanuca Islands, y no pudimos haber elegido mejor. Fuimos a lugares en los que estábamos únicamente la gente que venía en nuestro barco, solos en medio del océano o en paradisiacas islas desiertas. Además, la tripulación era muy amable, definitivamente muy recomendable en todos los aspectos.

La primera parada estaba a más de una hora de trayecto y pudimos viajar en la parte delantera del barco, gozando de las aguas azul turquesa, salpicadas de pequeños islotes. Al llegar a la Mana Island, nos llevamos una pequeña decepción. Debido al fuerte viento, a las olas y las corrientes, no era seguro hacer snorkel allí y no pudimos bajar del barco.

Tardamos una media hora hasta la segunda parada, Molu Island. En tierra, la roca hacía unas entradas, dibujando atípicas formaciones, pero el verdadero espectáculo estaba bajo el agua. Nada más saltar del barco, ya empezamos a ver coral en el fondo y peces de colores. A medida que fuimos rodeando el barco, el espectáculo fue creciendo, con distintos tipos de coral, algunos con ramas demasiado perfectas para ser reales y peces de todos los colores que uno pueda imaginar. El que más nos impresionó, fue un precioso pez ángel de colores blanco, negro y amarillo.

Seguimos navegando hasta Monuriki Island, donde se rodó la película Náufrago, protagonizada por Tom Hanks. El lugar es idílico desde el primer avistamiento, con las palmeras danzando al son del viento y su playa de finísima arena blanca, llena de cangrejos ermitaños que corren entre los restos de coral. Comimos en unas esterillas sobre la arena, a la sombra de un sencillo tejado de paja y sentimos que, si el paraíso existe, debe de ser muy parecido a este lugar.

Después de comer, fuimos a hacer una ruta por el bosque para cruzar la isla. Uno de los chicos de la tripulación nos habló de varias de las plantas autóctonas, muchas de ellas de uso medicinal. Después, el joven nos mostró un ejemplo práctico de cómo ir a buscar cocos y trepó a la palmera con la agilidad de un mono. En el suelo, hay unos agujeros que son las madrigueras de una especie autóctona similar al kiwi, que solo sale de noche y de día vive a dos o tres metros bajo tierra. Hacia el final del recorrido, llegamos a otra playa en la que había distintos escenarios de la película de Tom Hanks y unas marcas en las rocas hechas por el propio actor para el rodaje.

Volvimos a la playa donde habíamos comido y nos dejaron un rato para hacer snorkel. La entrada no fue nada sencilla, ya que la orilla está llena de piedras y corales y, si no vas con cuidado, te rozas al entrar. Una vez dentro, el espectáculo fue maravilloso, con multitud de peces de colores, corales de todo tipo y peces payaso escondiéndose entre las anémonas.

El viaje de vuelta se nos hizo un poco pesado. Fue largo y la barca daba unos increíbles botes sobre las olas, parecía que en cualquier momento íbamos a salir disparados.

Volver arriba

SAMOA

Cómo llegar y salir

La única manera de llegar a Samoa es por el Aeropuerto Internacional Faleolo, situado a más de 30 kilómetros de Apia. Si se va en taxi el recorrido es más o menos rápido y agradable, pero si se coge el autobús hay que estar preparado para un recorrido lento y, en ocasiones, un poco pesado, parando a cada momento para dejar y recoger gente. Los domingos no circulan autobuses, así que si llegas o sales ese día vas a tener que coger un taxi.

Cómo desplazarse

Samoa es un país maravilloso, pero su mayor punto débil sin duda es el transporte público. Los autobuses son lentos y apenas hay. Así que si no se dispone de coche, no va a quedar más remedio que hacer autostop. La parte positiva es que los coches acostumbran a parar, la parte negativa es que apenas pasan coches. En ocasiones, en Savaii, llegamos a caminar por la carretera más de una hora sin ver ningún coche. Otro dato a tener en cuenta es que el domingo es día de ir a la iglesia y no circulan autobuses. Y por "no circulan" hay que entender que no circula ningún autobús, no es que se disminuya la frecuencia.

Cambio de dinero

Para cambiar dinero en Apia hay que tener en cuenta dos factores. Por un lado, a las 17, todos los lugares de cambio cierran y, por otro, los domingos no abren. Por tanto, conviene ser previsor. En Lalomanu el tema es aún peor. El banco abre solo tres días por semana y no cambia euros. Nosotros nos quedamos casi sin dinero en fin de semana y solo encontramos un hotel en el que cambiaban dinero y no aceptaban euros. Por suerte, unos neozelandeses del hotel nos hicieron el favor de cambiarnos los euros. Resumiendo, hay que ser previsor con este tema.

Volver arriba
APIA 

Cómo llegar y desplazarse

Tanto el aeropuerto como el puerto para Savaii se encuentran en la misma carretera y relativamente cerca. Desde Apia se puede ir en taxi o en bus desde la parada del Flea Market o de Maketi Foo. Van saliendo más o menos regularmente, pero, como todo el transporte de Samoa, conviene informarse el día antes sobre los horarios para evitar sorpresas.

Por el centro de Apia es posible ir caminando a todos los lugares, ya que las distancias son cortas. Para ir a la casa de Stevenson, el templo mormón o algún otro punto más alejado, se puede tomar un taxi. Son económicos y rápidos.

Dónde dormir y comer

En general, la relación calidad-precio de los hoteles en Apia es bastante mala. No so baratos y suelen estar algo dejados. Por ello, conviene darse una vuelta por distintas webs para tratar de encontrar alguna oferta. Para comer, la situación no mejora mucho. No hay mucha oferta y suele pagarse más de lo que vale. Una vez más, prácticamente todos los restaurantes cierran el domingo.

Qué ver y qué hacer

Los dos principales atractivos de la ciudad de Apia son la Palolo Deep Marine Reserve y la casa donde vivió Robert Louis Stevenson. A parte de esto, se puede hacer un agradable recorrido por el centro de la ciudad, visitando algunas iglesias y otros monumentos.

Volver arriba
ALREDEDORES DE APIA 

Cómo llegar y salir

Si no se dispone de vehículo propio, la única manera de llegar a estos puntos es cogiendo alguno de los escasos buses que circulan por estas carreteras o contratando un taxi en la ciudad. Nosotros optamos por esta segunda opción porque, entre otras cosas, era domingo y no había autobuses, pero son precios bastante razonables.

Qué ver y qué hacer

Volver arriba
SAVAII 

Apia es probablemente la capital más pequeña y tranquila que conocemos, pero la gente de Savaii se refiere a ella como "ajetreada". Y no nos sorprende. Este remanso de paz en medio del Pacífico, únicamente es perturbado cuando alguno de sus escasos autobuses circulan por la carretera que rodea la isla, la única que hay. Para los que somos de ciudad, es el lugar perfecto cuando necesitamos un cambio de aires.

Cómo llegar y salir

Hay ferrys que unen Savaii con Upolu varias veces al día. Son un poco antiguos, pero razonablemente rápidos y muy puntuales. Desde la terminal del puerto se puede coger alguno de los transportes que salen de allí para ir hasta el hotel.

Cómo desplazarse

Sin duda el gran inconveniente de Savaii es el escasísimo transporte. Está siempre supeditado a la salida y llegada de los ferrys de Upolu, así que si queremos desplazarnos fuera del horarios de estos ferrys va a ser casi imposible encontrar autobús. Otra opción es hacer autostop, pero cuando te alejas de Salelologa (la ciudad principal) pueden pasar horas sin que haya un solo coche.

Cuando vimos la situación, decidimos intentar alquilar un coche, pero no lo conseguimos. En las agencias que preguntamos, no tenían ninguno disponible.

Dónde dormir y comer

Nos alojamos en The Savaiian Hotel, situado en Lalomalava, a unos 6 kilómetros de la terminal de ferry. Con sus cabañas salpicadas por un extenso patio y su piscina, es una excelente opción económica. Se puede cenar en su restaurante, y es de agradecer, ya que la oferta en la isla no es muy abundante.

Qué ver y qué hacer

Volver arriba
LALOMANU 

Cómo llegar y salir

Los autobuses unen Apia y la zona de Lalomanu en unas dos horas. Si le decís al conductor el nombre de vuestro hotel os dejarán allí. En el trayecto sucedió una de las cosas más increíbles que nos han pasado en un autobús. Cuando estábamos casi llegando a Lalomanu, una piedra impactó en el parabrisas y lo rompió. El conductor, lejos de amedrentarse, empezó a darle puñetazos al cristal hasta destrozarlo completamente. Como no podía ser de otra manera, acabó sangrando, pero, aún así, completó el trayecto sin el parabrisas delantero.

Cómo desplazarse

No hay apenas autobuses, así que, para visitar la zona, solo hay dos opciones: tener un coche particular o hacer autostop.

Dónde dormir y comer

Nos alojamos en el Taufua Beach Fales. Es un idílico lugar frente a la playa, en el que también sirven comidas. Hay alojamientos de todo tipo, apartamentos semilujosos, cabañas más sencillas o, donde nos alojamos nosotros, fales tradicionales sin paredes frente al mar. Tiene unas ciertas incomodidades, pero la posibilidad de despertarse frente al mar, coger las gafas de bucear e ir a hacer snorkel antes de desayunar es impagable.

Qué ver y qué hacer

Volver arriba